En los últimos meses, hemos visto como algunos deejays jamaicanos han cuestionado el destino que están dibujando sus compañeros a la hora de alejarse de los sonidos jamaicanos.

Respecto a este mismo tema, esta semana han aparecido otra serie de problemas en el planeta Reggae / Dancehall, como la manipulación que están realizando las discográficas o las relaciones con el gobierno jamaicano.

La destrucción de la cultura musical jamaicana

La destrucción de la cultura jamaicana

Parece ser que los artistas jamaicanos están demasiado dispuestos a cambiar sus melodías y sus letras, como analizábamos en un texto titulado: «El nuevo Dancehall cada vez menos jamaicano». En realidad, en la mayoría de los eventos Reggae / Dancehall, se escuchan más canciones sobre ‘gyales’ que letras que hablen de la situación social o política que nos rodea.

El caso es que este tipo de dudas no es algo que sólo surja con los cantantes más jóvenes. Por ejemplo, recientemente, Queen Ifrica, Tony Rebel y Bounty Killer se han reunido con el primer ministro de la isla. Como era de esperar, estos gestos están siendo muy polarizados en los debates, ya que en otra época estos cantantes se distanciaban de todo lo que tuviera que ver con el sistema y, en cambio, ahora se hacen fotos juntos.

Una de las voces que ha señalado estos comportamientos ha sido Mr Vegas, quien por ejemplo ironizó con la velocidad a la que algunos artistas han aceptado el actuar en eventos organizados por partidos políticos. Lógicamente, estos actos sólo están confeccionados para ganar votos, por lo que se está jugando con una idea un tanto peligrosa si hablamos de artistas Reggae, ¿verdad? Es decir, ¿qué credibilidad tendrán cuando canten contra babylon?

Mr. Vegas. La destrucción de la cultura musical jamaicana

Los problemas crecen

Y ya que sale a la luz Mr. Vegas, el mítico deejay se ha ofrecido a proporcionar a la policía una lista de los selectores corruptos, quienes están siendo pagados por las discográficas para que pinchen su música. Esto es conocido bajo el termino de Payola, como ya os contamos en un artículo llamado: Alarma ante la posible payola de los sellos discográficos en Jamaica. Evidentemente, esta práctica está provocando que muchos cantantes y productores se queden fuera de las pistas de baile. Dicho de otro modo, si los selectores antes eran el ejemplo más elegante a la hora de hablar de difusión de esta cultura. Ahora, muchos de ellos, se están encargando de silenciar a quien no les paga.

Bueno, antes de finalizar, no podemos pasar por alto que en esta ocasión Mr Vegas se ha propuesto colaborar con la policía. Vaya, que criticaba a sus compañeros por sus relaciones con la política, mientras él coquetea con las fuerzas de seguridad jamaicanas. Algo que tampoco es muy acertado en estos momentos, ya que la policía está cargando contra los eventos que siempre se han organizado en las calles. Por si no lo sabéis, no se están concediendo permisos, se están desalojando muchas fiestas…

Por último, la situación que están provocando las fuerzas de seguridad en Kingston está muy alejada del concepto por el cual la UNESCO ha declarado a la capital jamaicana como Ciudad Creativa de la Música. De hecho, la música es uno de los mejores reclamos turísticos que tiene la isla. Muchas personas de todo el mundo vuelan a Jamaica solo por asistir a los eventos de Reggae / Dancehall. Sin olvidar, que hace unos meses, la UNESCO también declaró el Reggae como Patrimonio Cultural Intangible de la humanidad. Entonces, ¿por qué la persecución de las autoridades?

La destrucción de la cultura musical jamaicana
spannabis2020_2