Hay un dicho que nos recuerda que la música entra por los oídos para llegar directa al corazón.

Sin embargo, hoy en día, la anterior afirmación no siempre se cumple de esta forma.

Cuándo el Reggae entra más por los ojos que por los oídos

La música como activador de emociones

En numerosos estudios, se ha podido comprobar como la música es una clara herramienta para activar las emociones, tanto para los humanos como para muchísimos otros seres que habitan el planeta. Por ello, podemos asegurar que la música es el arte más reconocido.

Por otro lado, no es una locura decir que la imagen es algo así como una droga. De hecho, el ejemplo más cercano lo podemos observar simplemente echando un ojo a las redes sociales, donde la adicción por el aparentar cada día es más preocupante. Pero, ¿cómo afecta esa tendencia a la música jamaicana?

Antes de responder esta pregunta, centrémonos primero en las estrategias de marketing. Todos sabemos que la combinación de imagen y sonido es vital para cualquier empresa que busque crear experiencias únicas y auténticas para sus clientes; siendo estos factores determinantes para aceptar o rechazar cualquier producto o propuesta.

Usain Bolt. Foto di Giancarlo Colombo. Cuándo el Reggae entra más por los ojos que por los oídos

Cuándo el Reggae entra más por los ojos que por los oídos

De alguna manera, lo expuesto nos sugiere el porqué muchas personas están subiendo fotos y vídeos mostrando ser selektah o cantante. Es decir, que nos están vendiendo algo, ¿verdad? El caso es que todo esto se nos presenta como algo más lúdico que cultural. Vaya, que están más preocupados en proporcionarnos una imagen que en difundir su creatividad artística. Ahora que también nos atrevemos a afirmar que cuanto más valor se le de a la imagen menos importancia tendrá su faceta espiritual o transcendental.

Y, por evidente y redundante que parezca, hay que insistir en que no sólo se trata de comunicar, sino de conectar con el público en actos sociales. Históricamente, los primeros pasos de la mayoría de los grandes artistas han comenzado en base a un conjunto de experiencias reales que les aportó veracidad. Por eso mismo, es ante un público cercano donde deben de vertebrarse los nuevos proyectos, y no a través de una pantalla.

En realidad, cada vez se pueden encontrar más los ‘pretendientes a artistas’ con un número de documentos visuales desproporcionado si lo comparamos con el de actuaciones en directo o incluso con el de canciones grabadas. Por cierto, no vale la pena echar la culpa a los estudios de grabación o las salas de conciertos, ya que hay muchos otros caminos alternativos para que todo sea auténtico, único y memorable.

Steel Pulse @ Sala Penélope (Madrid)
Amlak Tafari. Foto de Mark29. Cuándo el Reggae entra más por los ojos que por los oídos