Ahora que tenemos más tiempo para escuchar música, quizá sea un buen momento para rescatar los clásicos de la música jamaicana.

Por esa razón, hoy queremos recordar un álbum titulado King Tubbys Meets Rockers Uptown que reunió el talento de dos grandes maestros: King Tubby y Augustus Pablo.

¿Un buen disco de Dub? King Tubbys Meets Rockers Uptown

En realidad, ya os mencionamos este disco el año pasado con motivo del 20 aniversario del fallecimiento de Augustus Pablo. Esta obra maestra publicada en 1976 es considerada como una de las grabaciones que ayudaron a definir el Dub. De algún modo, este género musical estuvo relegado a un segundo plano, sobre todo a las caras B de muchos singles, hasta bien entrados los 70.

No obstante, las raíces de la escena Dub comenzaron a fortalecerse un par de años antes con Blackboard Jungle Dub, un disco de The Upsetters publicado en 1973. De hecho, según la crítica especializada ese proyecto de Lee «Scratch» Perry fue el primer álbum de Dub de la historia. Sin embargo, no es una locura afirmar que King Tubbys Meets Rockers Uptown fue el que verdaderamente cambió el rumbo del Dub. El trabajo en el estudio de sus dos protagonistas, King Tubby y Augustus Pablo, nos regaló un exquisito producto final que solidificó la brillantez estilística del género.

En efecto, la unión de Pablo y Tubby, productor discográfico y ingeniero técnico respectivamente, logró que los componentes clave de la música jamaicana fuesen manipulados a su antojo forjando un sonido bestial y diferente. Dicho de otra manera, el trabajo melódico de Pablo se vio reforzado por el dominio de los efectos y bassline del gran mago Tubby. Por cierto, este álbum fue grabado en Randy’s, los estudios de Vincent «Randy» Chin,; y contó con Carlton Barret a la batería, Robbie Shakespeare y Aston Barret al bajo, y Earl «China» Smith a la guitarra.

Una de las mejores muestras de la importancia de este proyecto es la revisión del «Baby I Love You So» de Jacob Miller, una canción que se puede encontrar en el álbum Who Say Jah No Dread de 1975. Sin duda, la mezcla Dub de esta pista es una de esas piezas de escucha obligatoria para cualquier persona que se haga llamar dub addict. Sin embargo, por poner un par de ejemplos más, tampoco hay que olvidar la energía emocional del track que da nombre a este registro, King Tubbys Meets Rockers Uptown; o la magnífica versión del «Satta Massaganna» de The Abyssinians.

¿Un buen disco de Dub? King Tubbys Meets Rockers Uptown