Como hemos repetido en numerosas ocasiones, el nacimiento de la música popular jamaicana, tal como hoy en día la conocemos, está directamente relacionado con el fin del colonialismo británico en la isla.

Recordad que, el 6 de agosto de 1962, Jamaica se independizó del Reino Unido. Pero estudiemos un poco mejor la historia musical que une a estos dos países para poder comprender mejor el cómo se llegó del underground al mainstream.

La relación musical de Jamaica y Reino Unido

En realidad, la relación entre Jamaica y Reino Unido ha sido muy recíproca, tanto antes como después de su independencia. Hay un dato que las personas que amamos esta cultura tenemos que tener muy en cuenta. En 1948 tuvo lugar el desembarco de miles de jamaicanos en el Reino Unido para reconstruir el país tras la Segunda Guerra Mundial. A estas personas se las conoce como la generación Windrush y, sin duda, fueron los máximos responsables en lo que sería la influencia jamaicana en la cultura musical de Gran Bretaña.

De hecho, se dice que desde que hubo Reggae en Jamaica, también lo hubo en el Reino Unido. No obstante, la contribución comenzó en la década de 1950, el efecto de la generación Windrush hizo que la inmigración jamaicana se disparase en el Reino Unido. Un poco más tarde, a principios de los años 60, los sound systems británicos florecieron y la música de ascendencia jamaicana comenzó a encabezar las listas de éxitos.

Asimismo, existe una extensa lista de géneros desarrollados en el Reino Unido que han bebido de la fuente musical jamaicana, que van desde el Punk hasta el Grime. Sin olvidar la influencia de los sound systems en la cultura Rave y la posterior llegada del Jungle. Sin embargo, si miramos más allá de UK, la creatividad de los jamaicanos nos ha regalado otras magníficas experiencias sonoras como el Rap o los remixes. Es decir, si analizamos las diferentes generaciones musicales desde los años 60, veremos como Jamaica fue una referencia vital a pesar de que quizá no haya sido reconocido plenamente.

¿Por qué el Reggae eligió Reino Unido?

En Estados Unidos, los inmigrantes de las Indias Occidentales se encontraban rápidamente integrados en las comunidades afroamericanas existentes. Por el contrario, en Gran Bretaña, no existía una verdadera comunidad negra y la gente del Caribe se encontraba aislada. De hecho, el Reggae se convirtió en una forma de lidiar con esa situación. Los jóvenes de la clase trabajadora se identificaron a través de esta música, gracias a su llamada rebelde. Por entonces, el Reggae estaba muy cargado de mensajes políticos y sociales, por lo que los jóvenes negros estaban muy motivados con esta música consciente.

Tras las vivencias ligadas con el ‘espíritu del 69’, el Reggae explotó en la década de los 70, tanto hasta que artistas como Eric Clapton o los Rolling Stones grabaron canciones de Reggae. Además, nació un género británico conocido como es el Lover’s Rock. Pero el momento más importante de toda esta época fue cuando bandas como Aswad y Steel Pulse entraron en escena en el Reino Unido. Por cierto, no fue nada fácil el camino de estas formaciones, ya que tuvieron que luchar para ser aceptadas por un público que las consideraba menos auténticas que las propuestas que llegaban desde Jamaica. En cambio, estas nuevas bandas encontraron una enorme base de fans en los punks.

En mitad de todo este auge, una nueva rama musical conocida como el UK Roots brotó a finales de los 70. Este estilo tomó pronto un rumbo diferente al de su predecesor, el Reggae Steppers jamaicano. Con el paso de los años, el ADN de este género mutó hasta dar lugar al Steppa, uno de los ritmos electrónicos con más seguidores de estos últimos tiempos.

Desde el underground hasta el mainstream

Curiosamente, fueron los punks quienes terminaron empujando al Reggae al mainstream. Por ejemplo, una banda legendaria como The Clash grabó una versión del «Police and Thieves» de Junior Murvin. Ya en la década de 1980, el Reggae británico tenía caras blancas con bandas como The Police, Culture Club o Madness. El caso es que cuando esta música underground comenzó a establecerse en las listas de éxitos hubo un cambio de dirección. Ese Reggae se desconectó de la militancia para comenzar a ser más «Pop».

Si seguimos avanzando, ya en los primeros años 90, el reggae influyó en una generación de artistas británicos que salieron de la escena Rave. En esos años, el Jungle era esencialmente la música que se podía escuchar en las Raves, donde encontrábamos voces al estilo del Dancehall jamaicano bajo unos ritmos trepidantes. Y claro, más tarde, siguieron llegando más híbridos musicales influenciados por la creatividad jamaicana, como el Drum & Bass, el Garage, el Dubstep o el Grime. Llegados a este punto, es muy importante mencionar que el auge de estos géneros fue impulsado por las radios piratas de la época. Algo que confirma que, de algún modo, la Inglaterra blanca no ha sido muy receptiva a la música negra.

Para finalizar, nos gustaría trazar una línea imaginaria desde cualquier melodía actual hasta su precedente musical. Bien, pues cuando se trata del Reino Unido, la mayoría de estas líneas conducen inquebrantable a Jamaica, una isla caribeña que ha enriquecido la siempre saludable escena musical británica desde la primera ola importante de inmigración jamaicana a ‘Britania’ en la década de los 50.