Los sound systems nacieron en un periodo de gran marginalidad en la Jamaica de los años 50. Muy pronto, consiguieron ser el centro de atención de la actividad musical en los guetos y, rápidamente, se convirtieron en los actos socio-culturales con más afluencia de la isla.

Cuando los jamaicanos comenzaron a emigrar, debido a las altas tasas de criminalidad y una tremenda pobreza, la forma de vida que ofrecían los sound systems llegó a lugares como EE.UU. y UK consiguiendo un profundo efecto cultural y musical.

Duke Reid y su sound system

Para que os hagáis una idea, entre los años 1948 y 1970, casi medio millón de personas dejaron sus hogares en las Indias Occidentales (donde se incluyen países como Jamaica) para vivir en Reino Unido. Como muchas veces hemos destacado, la vida de todos estos afrocaribeños en UK fue muy complicada durante esas décadas, ya que sufrieron del racismo colonialista de la sociedad británica del momento. Probablemente, esa negación a la igualdad social, y la correspondiente marginación, provocó la proliferación de los sound systems en las calles de Reino Unido. En estos espacios, los afrocaribeños celebraban su cultura y, a su vez, compartían las ideas del empoderamiento de su comunidad. De hecho, en los 70, más concretamente a partir del año 1973, los sound systems fueron oficialmente incluidos en el carnaval de Notting Hill, en Londres, una de las fiestas más importantes del mundo cuyo origen está ligado a reducir las tensiones sociopolíticas que se vivían en UK en los años 60.

Justamente, a partir de la aceptación de los sound systems, fue cuando se pudieron confirmar las primeras influencias del concepto sound system y los sonidos jamaicanos en los jóvenes blancos británicos, quienes luchaban por una sociedad racial más diversa y no tan ‘casposa’ como la que proponía el viejo imperio británico. De todos modos, unos años antes de la entrada de los sounds en Notting Hill, ya había una importante repercusión del movimiento Skinhead entre los jóvenes blancos. Asimismo, de ese vínculo y del descontento de la juventud con la situación de aquella UK surgieron las tendencias antisistema que desembocarían en el nacimiento del Punk.

Sound Systems en el carnaval de Notting Hill

Después de haber citado las influencias políticas, económicas, sociales y musicales; ahora será más fácil el explicaros como fue el nacimiento de la cultura Rave en Reino Unido. La repercusión de las sound systems tuvo un gran impacto en la escena musical electrónica británica, sobre todo por motivar las primeras ‘freepartys‘ también llamadas Raves. En estos eventos, a finales de los 80, se utilizaban los sound systems jamaicanos para reproducir música electrónica en edificios abandonados. Por cierto, de ahí surge cierta relación con los squatters y el modo de vida antistablishment. Digamos que era otra nueva forma para que las personas pudieran reunirse y conseguir así revivir esa increíble experiencia humana que es la actividad ritual a través de la música.

Es decir, la experiencia de los sound systems estaba ayudando a reconectar con lo primitivo que existe en todos nosotros. Esto se presentó como un antídoto ante el gobierno conservador de Margaret Thatcher (primera ministra en la década de los 80), una época en la que parecía que Reino Unido no tenía compasión por la difícil situación de la juventud de su país. Las raves, igual que en el origen de los sound systems en Jamaica, ayudaron a escapar de las duras realidades sociales y políticas que estaban transformando el país.

Rave de Castlemorton

No obstante, la clase política y la policía británicas cargaron contra estas celebraciones, ya que pensaban que representaban una amenaza para el orden existente, de ahí que lo tildaran de movimientos rebeldes. En verdad, hay dos citas que no hay que olvidar, que son los violentos disturbios que se vivieron en 1976 en el carnaval de Notting Hill y la rave de Castlemorton en 1992. Estos hechos, finalmente, condujeron en 1994 al borrador de la Criminal Justice and Public Order Act. En realidad, con esta ley criminalizaron este tipo de eventos más libres, alejados de las normas gubernamentales. Bueno, mejor dicho este borrador fue la prohibición de esas fiestas en ciertas circunstancias, como por ejemplo si no había licencia.

Para finalizar, a modo de resumen, hemos podido ver algunas de las similitudes entre cómo se formó la cultura jamaicana del sound system y la cultura rave. El caso es que la migración jamaicana a UK y la continuidad en este territorio de sus hábitos socioculturales fue algo básico para el nacimiento de las freepartys. Por el contrario, no hemos profundizado en las relaciones musicales entre ambos conceptos, muy visible en la música jungle y otros géneros, puesto que nos hemos centrado en identificar cómo los sound systems y las raves han evolucionado a partir de una insatisfacción muy similar con los sistemas políticos correspondientes. Igualmente, hemos estudiado otra de sus coincidencias, como es la forma de resistencia tribal a través de la interacción de las personas en un evento musical cargado de connotaciones socioculturales.

Protestas contra la ‘Criminal Justice and Public Order Act’
spannabis2020_2