Cuando el frío invita a quedarnos en casa, aprovechamos para redescubrir algunos de los artistas que han marcado la historia de la música jamaicana.
En esta ocasión, nos sumergimos en el fascinante mundo de Super Cat; centrando nuestra atención en su debut: «Mr. Walker».

Caminando con Mr. Walker: El Debut de Super Cat

Caminando con Mr. Walker: El Debut de Super Cat

Sin duda, Super Cat es uno de los deejays y toasters más influyentes en la historia del Dancehall. Nacido como William Anthony Maragh, creció en una zona marginal de Kingston llamada Cockburn Pen; un área también conocida como Seivright Gardens, cuna de otras figuras destacadas como U-Roy o Prince Jazzbo.

Sus primeros pasos con el micrófono fueron con sound systems como Soul Imperial o Crystal Blue. De hecho, pronto su buen hacer le condujo hasta los míticos Kilimanjaro. No obstante, la llegada al universo discográfico se produjo con el single «Mr. Walker», una joya musical acreditada a Super Cat & Brok-Back que consiguió ser todo un hit en la isla. La producción de esta obra maestra corrió a cargo del talentoso Winston Riley, quien lo lanzó a través de su propio sello, Techniques, en 1981.

Curiosamente, «Mr. Walker» ocupaba la cara B de un single de Techniques llamado «Play Girl». Ambas pistas se desenvuelven sobre el inconfundible M16 riddim, un ritmo que ya había sido explorado por los compañeros de Riley en The Uniques en 1968 con su canción «Secretly», un track producido por el ilustre Lloyd ‘Matador’ Daley… maaad!

De Cockburn Pen a Nueva York

El caso es que «Mr Walker» marcó el comienzo de una prolífica serie de sencillos y álbumes, como Si Boops Deh, Boops o Cabin Stabbin’ junto a Nicodemus y Junior Demus. Todas aquellas publicaciones le catapultaron a la fama en Jamaica, a pesar de su pequeño paso por prisión. Sin embargo, William Maragh se propuso ir mucho más allá y emigró a la ciudad de Nueva York con la ambición de conquistar el mercado estadounidense.

En EE.UU. firmó un contrato con Columbia Records, lo que provocó el lanzamiento de uno de los primeros álbumes de Dancehall por una discográfica importante: el aclamado ‘Don Dada’ en 1992. Por cierto, ya que lo citamos, también nos gustaría recordar que Super Cat suele ser apodado como Don Dada o Wild Apache; este último seudónimo fue otorgado por su mentor Early B debido a la ascendencia jamaicana e india del artista.

… y el resto, como suele decirse, es otra historia.

330x165-cg