El Heavenless Riddim ha sido uno de los ritmos más utilizados a lo largo de la historia de la música jamaicana, sobretodo en los años 80.

El caso es que fue creado en la segunda mitad de los 60 pero ha sabido evolucionar a lo largo de las décadas.

Heavenless Riddim, un ritmo atemporal

Si echamos un ojo a la historia, todo apunta a que la versión original es la firmada como Don Drummond & The Skatalites, una instrumental magistral de 6 minutos de duración. Parece ser que fue grabada en 1967, pero no vio la luz hasta 1968 en el todopoderoso sello Studio One. Es decir, este ritmo surgió en esa época en la que el Ska se estaba transformando en Rocksteady. De hecho, el Heavenless Riddim refleja todos esos cambios que estaban iniciándose en la música jamaicana de entonces.

En cuanto a dicha evolución sonora, una de las principales características fue que el bajo se convirtió en el instrumento principal. Asimismo, muy pronto se descubrió que las líneas de bajo más simples resultaban ser las más populares en la zona de baile. Precisamente, el Heavenless riddim tiene una de las líneas más simples a la vez que de las más potentes de la historia.

Bien, pues el creador de ese espectacular bassline fue Lloyd Brevett. Por cierto, ya que nombramos a uno de los músicos, no podemos evitar el realzar la figura del trombonista y compositor: Vin Gordon aka Don Drummond Jr o Don D Junior.

La gran resurección

Tras alguna que otra publicación sobre este riddim, como el «I’m Moving On» de The Pioneers o el «Train To Soulsville» de Cool Tricky, tuvimos que esperar algo más de 10 años para que Sir Coxsone Dodd rescatase el ritmo añadiendo una nueva percusión. Esa nueva versión fue utilizada para que Johnny Osbourne registrase dos magníficos tunes: «Unity» en 1979 y «Murderer» en 1981.

En el mismo sello, Studio One, también aparecieron otros cortes, como por ejemplo el «Keep On coming A The Dance» de Lone Ranger, el «Music Maker» de Willie Williams o un dueto entre Prince Jazzbo y Jim Brown titulado «Kechi Shubi».

Al mismo tiempo que Coxsone lanzaba estas pistas, Jah Thomas jugó con el mismo ritmo para registrar uno de los ‘big tunes’ más importantes de esta época: el «Entertainment» de Tristan Palma (1981). Como curiosidad, la instrumental de este clásico fue grabada por los grandísimos Roots Radics.

El boom del Heavenless Riddim

Y bueno, poco después, Joe Gibbs nos entregó el «Informer» de Lady Ann, más concretamente en 1983. Este mismo productor usaría este mismo ritmo con otros cantantes, un gran ejemplo es Dennis Brown y su tema «Your Love Got A Hold On Me». Pero en los primeros años 80 podemos encontrar muchos más anthems con el Heavenless Riddim de fondo. Por ejemplo, el legendario «Herbman Hustling» de Sugar Minott, que fue producido por Sly & Robbie en 1984.

Un año después, en 1985, este ritmo volvió a sonar en el inolvidable «Four Wheel Wheelie», el dueto entre Charlie Chaplin y Sugar Minott que contó con Tad Dawkins a la producción. En ese mismo año, también vio la luz el famoso «Greetings» de Half Pint, un tema que fue producido por George Phang que contó de nuevo con Sly & Robbie.

Igualmente, sobre esa misma época, aparecieron el «Elementary» de Horace Andy, el «Indian Lady» de Conroy Smith, el «One Away Soldier» de Al Campbell, el «Hold Me Tight» de Junior Delgado, el «Deh Wid You» de Super Black, el «Down By the Boardwalk» de Cocoa Tea o el «Ganja Killer» de Screwdriver; entre muchísimas otras.

spannabis2020_2