A lo largo de la historia, una serie de bandas de Ska han dominado eventualmente el paisaje musical del planeta tierra.

El caso es que después de la última gran invasión en los 90, el Ska ha quedado relegado a un segundo plano. Pero ojo, esto debería cambiar muy pronto.

Las primeras décadas del Ska

La reputación del Ska ha perdurado a través de las décadas proporcionando un respiro auditivo en estos tiempos tan difíciles. Dicho de otra forma, el Ska es un arma poderosa que ha servido para sacar a la gente del estado de ánimo negativo al que nos induce el sistema. Aunque muchas bandas se mantienen alejadas de la política en su música, el género es inherentemente político desde sus inicios. La historia nos dice que fue desarrollado en los albores de la independencia de Jamaica como colonia británica en la década de los 60. Una buena forma de explicarlo es atendiendo a la siguiente afirmación de Don Letts, el mítico personaje que fundió el Punk y el Reggae: «Esta pequeña isla, que tanto años pasó bajo la colonización, ha colonizado culturalmente el planeta».

Después de un total dominio en los primeros años, el nacimiento del Reggae eclipsó por completo al Ska en Jamaica. Hubo que esperar casi una década para volver ver brillar este género, hasta que por fin llegó el primer Revival en los 80, con bandas 2 Tone como The Specials o The Beat en UK y, poco después, con formaciones como The Toasters, Reel Big Fish o The Mighty Mighty Bosstones en USA. Llegados a este punto, es muy importante recordar que The Skatalites se volvieron a reunir para actuar en el Reggae Sunsplash de Jamaica, en 1983. Lo que a su vez provocó su regreso al estudio.

Y llegó la tercera Ola

En realidad, el sonido añejo jamaicano, junto al esfuerzo de todas esas bandas para redefinir el Ska, más tarde desembocaría en un nuevo renacimiento dentro de la escena Punk. Este movimiento alcanzaría su punto más álgido a mediados de los 90, con propuestas como las de Hepcat o The Slackers. A esta época, a menudo se la denomina la tercera ola del Ska; y se podría definir como un Ska rápido con vientos, más una serie de elementos punk, con bandas como Sublime, No Doubt, Rancid, Mad Caddies, Less Than Jake o Voodoo Glow Skulls.

Tras alcanzar un importante lugar en el abanico musical del momento, tristemente, su popularidad internacional comenzó a descender y, en el cambio de siglo, la «fiebre ska» cedió en favor del punk melódico. Esto provocó que esta música regresase a la clandestinidad. De hecho, siguió prosperando lejos de la influencia del mainstream en lugares como Los Ángeles. El resultado de esa actividad fue una comunidad prolífica de músicos que han tomado las influencias del ska-punk californiano y el ska jamaiquino para crear lo que podría considerarse la cuarta ola.

El Ska vuelve a llamar a tu puerta

En la actualidad, hay un interesante elenco de bandas californianas que refleja el consumo de la música ska durante generaciones, como por ejemplo The Interrupters, The Delirians o The Steady 45s. Pero no todo es California, en norteamérica no habría que olvidarse de gente como The Frightnrs, The Far East, We Are The Union o Boomshot. Asimismo, los sonidos de la cuarta ola también resuenan en UK a través de propuestas muy populares, como puedan ser The Skints. Sin duda, estamos ante una nueva generación de jóvenes que está descubriendo el Ska ahora mismo, lo que evidentemente les conducirá a disfrutar de un emocionante legado musical. Es más, hoy en día, las posibilidades para conocer todos los capítulos de nuestra historia son infinitas.

No obstante, en este último periodo, hemos vivido unos años particularmente prolíficos para algunas de las bandas de Ska más legendarias. Sin ir más lejos, The Specials publicó su álbum «Encore» tras 37 años de silencio. Igualmente, Reel Big Fish lanzó «Life Sucks», su primer LP en seis años; y The Mighty Mighty Bosstones nos entregó «While We’re At It», el primero de la banda desde 2011. Mientras que The Aggrolites lanzará su esperado «Reggae Now» el próximo 24 de mayo. Parece ser que el espíritu del 69 esta moviendo nuestras energías en su 50º aniversario, ¿verdad?