Llevábamos un tiempo sin hablaros de Don Gargamel, ¿verdad? Pues hace unos días salió a la luz una gran noticia: Próximamente podremos disfrutar de un documental de la última gira de Buju Banton.

Además, aprovechamos esta oportunidad para recordaros que, 24 años después de su lanzamiento, su álbum Til Shiloh acaba de recibir la certificación de oro de la Recording Industry Association of America (RIAA).

View this post on Instagram

@bujuofficial 🇯🇲 | #ShotOnRED 🎥

A post shared by I V A N B E R R I O S (@ivanberrios) on

Buju Banton, documental a la vista

Estos días se está hablando mucho sobre un próximo documental del reciente tour de Buju Banton, el llamado ‘Long Walk to Freedom’. La noticia surgió cuando el director de cine Ivan Berrios, famoso por su trabajo con Roc Nation de Jay-Z o el We the Best Music de DJ Khaled, publicó en su cuenta de Instagram una referencia a un documental especial sobre dicha gira de Don Gargamel.

Como saben sus fans, ‘Long Walk to Freedom’ arrancó el pasado mes de marzo y le ha llevado por varios países de Europa y el Caribe. Como era de esperar, el tour ha recibido las mejores críticas de los últimos tiempos. Asimismo, ha sido celebrado como el regreso de uno de los más grandes músicos del Reggae.

Til Shiloh ya es de oro

Efectivamente, Til Shiloh acaba de recibir la certificación de oro de la RIIA, lo que nos confirma que el álbum ha vendido más de 500.000 unidades hasta la fecha. Este disco marcó un gran giro en la carrera de Buju Banton con letras mucho mas comprometidas y conscientes, un camino que todavía no había sido explorado por el jamaicano. El productor de este trabajo fue Donovan Germain, uno de los máximos responsables de que el joven Buju (22 años) escribiese esta obra maestra.

En realidad, Til Shiloh es un álbum que recogió muchas de las canciones que pronto se convertirían en los grandes éxitos del jamaicano. De hecho, se podría decir que hoy en día es el mejor trabajo de su discografía. En este proyecto aparecen pistas como «Not a Easy Road», «Champion», «Untold Stories», «Wanna Be Loved», «Murderer» o «‘Til I’m Laid to Rest». No obstante, repasando su tracklist, es evidente que su impacto debería haber sido mucho mayor del que obtuvo en sus días.

Los tropiezos de Buju

Sin embargo, la carrera de Buju Banton se vio muy afectada a partir del año 1993 por el lanzamiento de su polémico «Boom Bye Bye», un tema que siempre ha pesado muy negativamente en su carrera. Dicho de otra forma, por esta canción, hubo personas que se encargaron de alejarle del ‘business’ y sufrió un duro castigo por haber publicado dicha canción.

Ahora, cuando vamos camino del año desde su puesta en libertad tras haber cumplido condena por un delicado asunto de tráfico de drogas, Buju se ha esforzado por reparar el daño causado a la comunidad LGBT al eliminar el «Boom Bye Bye» de su catálogo, como ya os contamos hace unos meses. Sin duda, este gesto ha sido vital a la hora de situar la música del jamaicano donde debería de estar desde hace muchos años.

El potencial del Reggae / Dancehall

Es innegable que la homofobia ha estado muy presente en la historia del Dancehall. Es más, posiblemente sea una de las razones por las que la música jamaicana no ha alcanzado su verdadero potencial en el resto del planeta. A pesar de la repercusión de Bob Marley, prácticamente la totalidad de los artistas jamaicanos han pasado desapercibidos para muchísimas personas. Lógicamente, eso ha sido debido a los contenidos polémicos de sus letras, ya que contienen mensajes que no son tan fáciles de promocionar como la música de Bob.

Por lo tanto, Buju Banton podría ser el mejor ejemplo para los artistas de la isla, a la hora de aumentar su atractivo internacional. Sólo hay que ver que, 24 años después de publicar Til Shiloh, su trabajo ha sido premiado con la certificación de oro tras distanciarse de la polémica. Es decir, por fin ha alcanzado la distinción que una vez le fue negada. En definitiva, esperamos que todo esto sea una nota positiva y ayude a que las líricas de otros cantantes se mantengan alejadas de esos mensajes infructuosos.

Buju Banton, documental a la vista