Como ya os hemos comentado en alguna ocasión, Toots & The Maytals son los responsables de que este proyecto se llame #DotheReggae.

A continuación podrás encontrar la crónica y fotos de la reciente visita de la legendaria formación jamaicana a la ciudad de Madrid.

Toots & The Maytals @ Madrid 2017

El ambiente durante las horas previas estaba muy animado en los alrededores de la sala Arena. Sorprendente teniendo en cuenta lo vacía que había estado la ciudad durante el puente, aunque no tanto pensando en que las entradas se habían agotado con días de antelación. Con la sala a reventar tras el tradicional retraso en los conciertos de casi todas las bandas jamaicanas, y bien caliente tras el warm-up a manos de Miguel Caamaño (Alma de León), el grupo saltó al escenario en una formación que contaba con dos guitarras, un bajista, dos coristas, un batería, dos teclados, y el aclamado Toots Hibbert a la cabeza.

Las ganas de poder disfrutar en directo de este histórico grupo eran evidentes después de los dos últimos fiascos. Recordamos que en 2013 cancelaron su actuación debido a que el cantante sufrió un botellazo en la cabeza que le ha tenido varios años apartado de los escenarios, y que en 2011 llegaron a actuar, pero menos de 50 minutos debido al insoportable calor que hacía en una pequeña sala cercana a Manuel Becerra.

En esta ocasión todo estaba en su sitio y pudimos disfrutar de un buen concierto, aunque los años no pasen en balde para el bueno de Toots. A sus 74 años, y tras más de 50 ofreciendo conciertos, su cuerpo no responde igual que hace algunas décadas, pero hay que reconocer que esa voz sigue siendo un regalo.

Desde la primera canción, Monkey Man, el repertorio consistió en un repaso a casi todos los temas clásicos de la banda, sin muchas sorpresas, como era de esperar. En la hora y media que duró el concierto, sin bises, sonaron Pressure Drop, 46-54, Funky Kingston, o Louie Louie. Por poner un “pero”, entre todos los clásicos faltó Country Road, pero así nos quedamos con ganas de más para la próxima. Esperemos no tener que esperar 6 años otra vez.

Fotos y Crónica por Lucas Vidal-Ribas