Desde hace un tiempo, es muy frecuente el encontrarse con el término de “apropiación cultural” . Pero claro, hay diferentes formas de ver ese concepto tan de moda.

Nosotros vamos a centrarnos en la idea de: “El arte es crear“, por lo que nunca podrán arrebatar la cultura a sus creadores.

Realmente, durante estos últimos años, ya hemos tratado en alguna ocasión el asunto que ha motivado el titular de este artículo, la “apropiación cultural”. El caso es que llevamos unos días observando que está más y más presente en las redes sociales. Sin embargo, es muy probable que lo esté más todavía cuando Rihanna publique su próximo trabajo, donde se dice que habrá artistas como Sizzla o el mismísimo Buju Banton. Por esa razón, nos gustaría daros a conocer una visión mucho más positiva que los típicos comentarios que se pueden observar a nuestro alrededor. Aunque, quizá, lo primero que debemos hacer es definir el término de “apropiación cultural”. Se podría decir que se entiende como apropiación cultural cuando se utilizan elementos culturales típicos por parte de otro colectivo étnico, despojándolos de todo su significado y banalizando su uso.

En realidad, cualquier práctica con un mínimo de calidad que pueda ayudar a continuar o mejorar la difusión de la cultura jamaicana debería de ser bienvenida, ¿verdad? Por lo que cuando un artista, ya sea de Reggae o de cualquier otro género, hace un guiño musical a los creadores jamaicanos deberíamos de verlo como una herramienta más para poder situar esta cultura en el escenario global que se merece. Del mismo modo, es normal que aparezca cierto recelo, puesto que hemos visto muchos expolios por las sociedades dominantes a lo largo de toda la historia de la humanidad.

Pero si pudiésemos comprender a todos los niveles que el arte es crear, entonces entenderíamos que la cultura musical jamaicana nunca podrá ser robada. Precisamente, porque no puede ser robada a sus creadores. Es decir, lo que está siendo identificado como apropiación cultural en realidad también podríamos verlo como una muestra de respeto por lo que los jamaicanos han estado trabajando durante estos últimos 50 años. Entonces, no hace falta decir mucho más para poder afirmar que lo correcto sería recibirlo como un cumplido. Pensad en todos esos artistas que muchas personas han señalado despectivamente, los cuales no vamos a volver a nombrar. Bien, pues ante todas las diferentes posibilidades de interpretar una canción, ellos han decidido darle ese sabor jamaicano.

No obstante, todo este planteamiento será mejor digerido cuanto más respeto real se tenga por el género y, a su vez, cuanto más se haya trabajado en campos como la conciencia o el amor verdadero. Asimismo, si todas las personas que estamos implicadas de alguna forma en la difusión de esta cultura estuviésemos más unidas, seguramente que este tipo de situaciones servirían para poder tener el impulso colectivo que tanto necesita el Reggae. No olvidemos que el Reggae trae asociado un mensaje de cambio que no es agradable para las altas esferas, así que es vital el aprovechar cualquier detalle que nos pueda dar la fuerza que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos.