¡Se acabó! Desde ayer ya no hay Rototom. Ahora, sólo nos queda recuperar horas y horas de sueño.

En fin, el siguiente artículo es nuestra despedida de esta edición, donde os ofrecemos un pequeño repaso a lo acontecido en Benicassim estos días.

Se acabó el Rototom. Photo by: Patrick Albertini © Rototom Sunsplash 2019.

Se acabó el Rototom

Durante poco más de una semana, hemos asistido a un curso intensivo de cultura musical jamaicana. Como cada año, y ya van 10 temporadas en la península, un número muy significativo de Reggae Addicts ha compartido grandes experiencias musicales que se han visto reforzadas por una agradable actividad social.

Como era de suponer, la inspiración ha llegado a través del talento artístico. Las personas que hemos asistido a esta edición Stand up for Earth hemos podido recoger una importante variedad de mensajes, tan reflexivos como sutiles, que nos han ayudado a comprobar que el Reggae sigue comprometido con su misión de cambiar la triste realidad que nos rodea. Esta es una música que ejerce una influencia muy útil en nuestra forma de actuar.

Evidentemente, en este repaso nos centraremos en la parte musical, puesto que en Rototom también hemos podido asistir a un gran número de conferencias, talleres o circo. Eso sí, durante las tardes, hemos echado mucho de menos la presencia de la Escuela Circo Diverso 3C. No obstante, al ser la décima edición en Benicassim, se ha tendido a realizar muchas comparaciones con lo que fue el festival y lo que es.

Y ya que hablamos de carencias y comparaciones, también nos gustaría señalar que ha sido el año en el que menos artistas de este territorio han aparecido en su programación. En realidad, esto es algo que ha pasado desapercibido para el resto de los mass media y, en verdad, se trata de una complicada situación que debería de cambiar en futuras ediciones. 

Se acabó el Rototom. Photo by: Carlo Crippa © Rototom Sunsplash 2019.

Main y Lion, los escenarios principales

Si preguntas a las miles de personas que han habitado en esta pequeña ciudad sobre qué momentos del Main y el Lion se quedarían de este Rototom. Inevitablemente, te darían mil visiones diferentes, pero seguro que muchas coincidirían en nombrar a artistas como Anthony B, Bushman, Morgan Heritage, Israel Vibration, Third World, Culture feat Kenyatta Hill, Misty in Roots, The Jolly Boys o Linval Thompson, por poner unos buenos ejemplos. Por cierto, muy emotivos los homenajes a las BSO de Rockers y Babylon. Y barriendo para casa, nos gustaría destacar la exhibición de Emeterians y Lasai backed by Forward Ever Band. Ojo, sin desmerecer a Iseo & Dodosound o Green Valley, quienes demostraron el fuerte vínculo que tienen con Rototom desde hace años. 

Pero, en este repaso, también nos gustaría que apareciesen otros nombres, quizá poco conocidos por el público menos especializado. Nos referimos a artistas como Reemah, Micah Shemaiah o Lila Iké, quienes nos hicieron vibrar con sus grandes intervenciones. Precisamente, aquí está el futuro de esta música y gracias a Rototom siempre hemos podido contemplar los primeros pasos de muchos de estos talentos.

Al fin y al cabo, el sonido sincopado y tintineante del Reggae, una vez más, ha sido el gran protagonista de los escenarios principales. De hecho, hubo muy poquita representación del resto de estilos que conforman la gran familia musical jamaicana. Quizá, en cuanto a críticas, lo más comentado esta semana ha sido la poca presencia de shows de Dancehall en el Lion o el Main. No obstante, casi se resume a Stonebwoy y Busy Signal. Y vaya, también sería importante destacar las actuaciones en formato DJ de este año: L’entourloop, OBF & A1 Crew, Chalart 58 feat Women Soldiers y Stand High Patrol feat Marina P, ya que han sido de las más celebradas del festival.

Se acabó el Rototom. Photo by: Luca d’Agostino © Rototom Sunsplash 2019.

Un espacio de baile llamado Dance Hall

El Dance Hall vuelve a estar por delante del resto de áreas musicales nocturnas. Ya sabéis, en esta zona se viaja por todas las décadas de la cultura musical jamaicana. Es decir, no está centrado en los ritmos que conocemos como Dancehall, aunque si es verdad que allí es donde han brillado deejays de este estilo como Ward 21, Stylo G o Kranium

El caso es que no hay que olvidar que quien dirige la batuta de esta zona de baile son las manos de los selektahs, con su depurada técnica en el juggling; y la verborrea de los MCs. Por esa razón, queremos destacar la labor de maestros como Mighty Crown, Stone Love o Renaissance. Del mismo modo, nos gustaría ‘penalizar’ a Freddie Krueger, quien además de pinchar en este área también era el responsable de soltar música entre los conciertos del Main Stage. Veréis, este legendario artista jamaicano fue repetitivo y cada día más aburrido… y bueno, mejor no recordar su lamentable show en el preparty de bienvenida. 

Se acabó el Rototom. Photo by: Violeta Palazon © Rototom Sunsplash 2019.

El Dub y la cultura Sound System

No es un secreto que la zona dedicada al Dub y la cultura Sound System ha sufrido grandes cambios en estos últimos años. Como rumorean muchas personas, todo esto ha ocurrido tras el auge del International Dub Gathering. Es decir, se insinúa que el cartel es mucho más potente en el IDG, ya que se trata de un festival especializado. Mientras que la Dub Academy parece ser tan sólo un área más de Rototom que ya no tiene el peso que tuvo tiempo atrás. 

De todos modos, a pesar de la ‘rumorología’, la propuesta de este 2019 ha sido muy interesante al haberse centrado en los ‘meetings’. Es más, esto es algo que todo el equipo de DotheReggae ha celebrado, ya que no es muy habitual el poder chequear tantos equipos de esta calidad sonora. Por ejemplo, hemos podido catar los stacks de Jah Tubbys, Iration Steppas, King Shiloh, Sinai, 48 Roots o los ya clásicos Blackboard Jungle y Greenlight. A parte de todas estas gratas experiencias, este año ha sido un poco escasa la intervención de artistas más reconocidos al micrófono. 

Se acabó el Rototom. Photo by: Antonio Garcia Gomez © Rototom Sunsplash 2019.

Sunbeach, la playa de Rototom

Y casi por seguir en orden de importancia, ahora nos toca hablar del Sunbeach, la playa de Rototom en el Solé. En realidad, no hay una auténtica experiencia Rototom sin la playa. Y en esta edición esta afirmación ha quedado mejor demostrada que nunca gracias al movimiento de la Roots Yard hasta la costa.

A pesar de su corto horario, de 12h a 16h, ha sido uno de los grandes aciertos de este 2019, puesto que en el line-up de la Roots Yard siempre aparecen las personas que verdaderamente promueven el Reggae en sus lugares de influencia. Ciertamente, eso se nota, sobretodo si examinamos la energía que desprenden sus selecciones musicales: más naturales y cercanas. Como siempre, este proyecto ha sido dirigido por nuestros compañeros de Mas Jahma Sound.

Igualmente, de 16h a 17:30h, se ha podido disfrutar del taller de Dancehall, que ha estado dirigido por Mouv’ment Dancer’z y Blaze Up. Además, tras esta actividad, llegaba la sesión que despedía la programación de cada día. Allí también hemos podido ver a OBF y Stand High Patrol, entre otros. Por cierto, todo lo comentado fue sonorizado por los potentes equipos de Greenlight Sound System y Sinai Sound System.

Se acabó el Rototom. Photo by: Violeta Palazon © Rototom Sunsplash 2019.

Las carpas, African Village…

Y regresamos al recinto, donde como habréis comprobado se ha echado mucho en falta la Roots Yard. Es decir, se ha prescindido de la oportunidad de encontrar Reggae Music durante toda la noche. Y aún se ha echado mucho más de menos por el continuo alejamiento del Carribean Uptempo de sonidos como el Ska o el Rocksteady. Ciertamente, han sido muchas las horas en las que la Cumbia y la Soca, músicas no jamaicanas, han dominado esta carpa. Probablemente, los mejores momentos de este área fueron la actuación de Winston Francis, quien contó con el backing de Figue (BlackUp Sound), y la noche de Trojan.

Asimismo, el Jumping no termina de cumplir con las expectativas que se esperan de este área. Veréis, este espacio está destinado a cubrir otro tipo de sonidos como son el Soul, R&B, Funk, Hip Hop, Trap o Drum & Bass. Pero la verdad es que, un año más, su line-up ha vuelto a ser bastante pobre con DJs poco originales, por lo que sólo se han salvado un par de propuestas de las que nos han ofrecido durante el festival. A ver, si gente había, pero también la hay en los garitos donde se pincha Reggaeton. Y vaya, por último, ni siquiera es comprensible que esta zona sea más grande que el Caribbean Uptempo.

Para finalizar este repaso, no podemos olvidarnos del African Village. Desde hace ya unos años, la organización del festival le está dedicando un esfuerzo muy importante a la hora de tejer su programación. Por esa razón, esta zona ha ido creciendo poco a poco y la música ha ido tomando un peso especial con su propio escenario. Cada noche, hemos podido escuchar la diversidad de ritmos y estilos que han sido influenciados por este continente. Además de los conciertos y sesiones, esta zona sigue con su programación de espectáculos de danza, cuentacuentos, teatro, etc.

Se acabó el Rototom. Photo by: Carlo Crippa © Rototom Sunsplash 2019.

cbdhempbusinessfair2022_330