Son muchas las voces que se alzan estos días a favor y en contra de esa tendencia de artistas de Reggae / Dancehall de la escena, que consiste en marcarse una serie de escarceos con otros géneros que tienen mucha más audiencia que el nuestro.

Pero, realmente, siempre se debería celebrar que cualquier artista explore nuevos paisajes sonoros en los que también pueda desarrollarse como creador.

Hoy me gustaría daros a conocer algunas de las nuevas canciones de Trap que están emergiendo estos días, más concretamente los trabajos más recientes de Fyahbwoy, Pipo Ti, Novato y el combo entre Yeyo Pérez y Shabu. Cuatro pistas de artistas que son bien conocidos por su carrera en el planeta Reggae / Dancehall. Ahora, todos ellos han publicado casi al unisono sus nuevos vídeo singles.

El caso es que un artista es un artista y sería absurdo si se limitase su campo de creación. Pero claro, la pregunta que hay que hacerse es ¿por qué precisamente en estos momentos?Ya sabéis, en estos últimos tiempos, muchos integrantes de la escena de este territorio han comenzado a publicar registros con bases Trap, incluso Reggaeton. Ojo, con esto no quiero decir que sea mejor o peor… big respect for everyone!

La duda, como os decía, es el por qué ahora si estos estilos llevan sonando mucho tiempo. Me explico, el Trap es un género musical que apareció en Estados Unidos en los 90, aunque en nuestro territorio no se popularizó hasta hace apenas 4 o 5 años. Y bueno, de la historia del Reggaeton que os voy a contar, ¿verdad?. Debido a ello, hay muchos fans que se plantean si se está trabajando correctamente en la dirección de la evolución y de la originalidad creativa o, en cambio, seguimos simplemente el camino de la “imitación”.

Por lo tanto, es de suponer que casi la totalidad de este tipo de movimientos suelen perseguir una serie de objetivos relacionados con la expansión comercial más allá de las fronteras que delimitan la cultura jamaicana, para así poder presentar su producto a otros consumidores. Es decir, sumar más adeptos a su carrera discográfica, ya que no hay que olvidar que estos géneros, actualmente, son mucho más mayoritarios.

Es más, si por ejemplo profundizásemos en la búsqueda del éxito a través de estos sonidos más ligados al mainstream sería muy fácil comprender que es muy probable que a la larga estos esfuerzos artísticos sean en valde, puesto que pretender competir con las propuestas de la industria discográfica internacional con un producto underground es irrisorio.

Hay que ser muy conscientes que las personas que consumen ese tipo de música buscan una calidad a la que es muy difícil llegar. Imaginad los estudios en los que trabajan unos y otros artistas. Y vaya, lo mismo ocurre con los videoclips… es prácticamente imposible vencer a sus presupuestos y a la formación de sus profesionales. Por no hablar de sus canales de difusión y demás conocimientos adquiridos durante décadas de monopolio.

Llegados a este momento, estoy seguro que es importante el recordarnos que cuando se hace algo es porque te gusta, porque sabes y, además, puedes hacerlo, de lo contrario sólo mostrará carencias… y podéis estar seguros que esto se cumplirá tarde o temprano si no se ha sabido programar cierta continuidad y evolución en cada una de las acciones.

En fin, les deseo lo mejor a todos estos artistas y me alegro de que estén aportando su influencia jamaicana en otras músicas. Sin duda, esto es otra muestra de que nuestra cultura sigue creciendo exponencialmente. Pero, del mismo modo, hay que tener muy presente que hay que cuidar el fruto que queremos ofrecer para poder estar orgullosos de un buen legado musical.