Para los verdaderos coleccionistas de discos, la etiqueta de registro que acompaña al vinilo es mas que una pieza circular de papel que da información sobre la grabación. En esta etiqueta normalmente figura el título de la canción (o títulos), los intérpretes, el autor, el editor, el productor,  el año que se hizo la grabación y el sello discográfico… una información algo mas que trivial que ayuda a conocer mucho mas sobre el registro musical que contiene el vinilo.

Pero además hay otro tercer componente en un disco, el número de la matriz, un elemento que ha ayudado a muchos coleccionistas a identificar las grabaciones, algo que es muy importante conociendo como se ha trabajado a lo largo de la historia en la industria discográfica en Jamaica.

La importancia de los sellos discográficos se puede ver con Blue Beat, su relevancia viene ligada a la proliferación de la música Ska de Jamaica en Europa. Fundado en Inglaterra en la década de 1960 por Emile Shalit, propietario de Melodisc Records, el sello se convirtió en un sub-sello de Melodisc y obtuvo los derechos exclusivos para distribuir el Ska jamaiquino en el Reino Unido. El éxito de la empresa llevó a la utilización de la palabra «Blue Beat» como un término genérico para describir todos los estilos de los orígenes de esta música jamaicana, incluyendo el Ska y el R&B. En este sello se puede encontrar una impresionante lista de estrellas como Derrick Morgan, Laurel Aitken, Owen Gray, Byron Lee & The Dragonaires, Prince Buster, etc.

Discos - Dodd

Pero cuando se trata el tema de los sellos discográficos siempre hay que detenerse en Clement ‘Sir Coxson’ Dodd por la supremacía numérica y por la importancia de sus grabaciones. Sorprendentemente, Dodd tuvo unos 40 sellos que distribuían su material.

Por ejemplo con Tabernacle reservaba estrictamente las producciones mas espirituales, mientras que en Port-O-Jam, en general, se encargaba del jazz y el calipso, pero el más común de Dodd fue Coxson donde atesora grandes piezas como Picture on the Wall de Freddie McKay o el The First Cut Is the Deepest de Norma Frazer.

En 1965 creó el mítico Studio One donde trabajó con Sugar Minott y The Skatalites entre otras muchas leyendas, pero no hay que olvidar otros sellos relacionados con Dodd como The Muzic City, Wincox, Bongo Man, Iron Side, Money Disc, Faze Four o 1 Flash Hit.

Además, nos gustaría destacar uno de los tesoros mas buscados por los cazadores de vinilos, PottingerSonia Pottinger fue la única productora de discos femenina en los primeros años de la música popular de Jamaica. Ella también grabó las canciones que producía con varios sellos, dependiendo del género, estilo o tipo. Algunos de ellos fueron Glory, estrictamente para los sonidos mas espirituales con artistas como Otis Wright. SEP acogió varias piezas de Ska, pero también queremos recordar a Gayfeet Hi-Note, donde se pueden encontrar el  It’s Hard to Confess de The Gaylads, el Lady with the Starlight de Ken Boothe o el Swing and Dine de The Melodians.

Discos - sonia pottinger

far-2019-general
nowa-2019