Cuántos y cuántas artistas han buceado hasta las profundidades para luego entregarnos la luz que allí encontraron.

Sin duda, uno de ellos fue Gregory Isaacs, también conocido como ‘Cool Ruler’, quien tuvo una serie de experiencias con el abuso de las drogas.

El cambio de Gregory Isaacs

El estilo vocal de Gregory Isaacs, melódico y sensual, comenzó a sobresalir en los concursos de talentos que se realizaban regularmente en Jamaica durante los años 60. En 1968, realizó su primera grabación formando un dúo con Winston Sinclair con el single «Another Heartache», grabado para Byron Lee. Su siguiente esfuerzo fue para otro personaje esencial en la cultura musical jamaicana, Prince Buster. Hablamos de su canción «Ballroom Floor». Al que le siguieron canciones como «Too Late», «Lonely Man» o el «My Only Lover». Este último fue considerado como la primera canción del Lovers Rock y, por cierto, fue publicado a través del sello que fundó junto a Errol Dunkley, el prestigioso African Museum. En 1975, Gregory consiguió grabar su primer álbum, el respetado In Person. Más tarde, aparecerían discos como Mr Isaacs, Cool Ruler o Soon Forward; y pudimos escuchar canciones como «Mr Brown», «Slave Master», «The Border» o «Tune In».

Sin embargo, desde los primeros 80, los abuso con las drogas hicieron que Gregory Isaacs sufriese un cambio muy notable en su estilo de vida, tanto desde un punto de vista social como mental. Asimismo, este hábito tuvo una enorme repercusión en el estado financiero del artista, hasta el punto que llegó a perder una casa. Y por si fuese poco, el cantante entró en una dinámica que le condujo a no cumplir con sus citas; Gregory comenzó a llegar tarde a los vuelos y fue un constante no-show, lo que le supuso grandes problemas.

En repetidas ocasiones, su esposa y allegados le intentaron, pero Gregory no aceptó ningún tipo de tratamiento. Poco después, el matrimonio se rompería por haber forzado una situación sin salida. No obstante, la mayoría de los adictos no reconocen la necesidad de un cambio hasta que verdaderamente han tocado fondo. Ciertamente, es una adicción muy difícil de tratar, en realidad, depende del nivel de resistencia del individuo y de la fortaleza del sistema de apoyo social que lo rodea.

La trayectoria artística en aquellos años

En 1982, Gregory publicó su histórico «Night Nurse». En esa época, fue encarcelado durante 6 meses en Kingston por posesión de armas de fuego. Isaacs afirmó que tenía las armas solo para protección, pero luego se supo que había estado involucrado en tráfico de drogas y era adicto a la cocaína y al crack. Como resultado de todos esos malos pasos, el artista sufrió otro de los grandes golpes de su vida cuando Island Records rescindió su contrato. Por cierto, antes de dejar el sello, en 1983, Gregory lanzó un álbum llamado Out Deh! donde se refirió a sus experiencias en prisión.

Pero, en 1984, Gregory Isaacs regresó con «Kool Ruler Come Again» y, curiosamente, comenzó un período muy prolífico en su carrera artística. Trabajó con productores como Prince Jammy, Gussie Clarke, Bobby Digital, Tad Dawkins o Steely & Clevie, manteniendo un estándar muy alto a pesar del volumen de trabajo producido. En 1988 llegó su «Rumours», como ya os contamos en un artículo dedicado a este ‘big tune’; al que siguieron otros singles de la talla del «Mind Yu Dis» o «Rough Neck».

La adicción a las drogas de Isaacs tuvo un gran impacto en su voz, y muchos de sus fans abandonaron al artista a partir de los años 90. De todos modos, su legado siguió sumando grandes hits con discos como el Midnight Confidential. En verdad, nunca dejó de grabar hasta el día de su fallecimiento. Gregory Anthony Isaacs murió a causa de un cáncer de pulmón en Reino Unido, el 25 de octubre de 2010, a la edad de 59 años. En 2007, Isaacs dijo que para él las drogas fueron la mejor universidad de su vida, pero con un coste demasiado elevado. Por último, nos gustaría despedirnos recordando que todo lo que este artista aprendió todavía lo podemos seguir leyendo entre las líneas de sus líricas.

nowa-2019