Siempre deberíamos de ponernos en la piel de los demás antes de intentar juzgar un comportamiento. Sin embargo, a pesar del peso ético de esta afirmación, quizá sea una de las reglas que más veces nos hemos saltado, ¿verdad?

Por ese motivo, a falta de un mes para el primer concierto tras su paso por la cárcel, vamos a observar algunas de las opiniones más controvertidas sobre Buju Banton.

La censura

Todos nos horrorizamos cuando se dan casos de censura en el arte, pero también es lógico preguntarse qué debería ocurrir cuando algo es deliberadamente ofensivo. Por esa razón, hay muchas personas que creen firmemente que tenemos la obligación de asegurarnos de que los artistas no inciten a otros a causar daño, ni a la violencia, etc.

Buju Banton ha expresado en varias entrevistas que solo tenía 14 años cuando escribió la letra de su polémico «Boom bye Bye», una canción que reflejaba la vida en una zona difícil de Jamaica. El joven Mark Anthony Myrie, el nombre real de Buju, estaba muy indignado por la violación de un menor por parte de un pedófilo que alegaba que era gay. Lo único que su mente podía conjurar era pensar en conseguir un arma y disparar a los homosexuales para que eso no volviese a ocurrir. Es decir, la letra de su canción es el relato de un adolescente que nos cuenta el porqué odia la homosexualidad.

Históricamente, esta canción le ha supuesto un montón de problemas al cantante. No obstante, para los países ricos se presentaba como una letra muy ofensiva desde el tercer mundo. Por ello, han sido muchos los promotores de Estados Unidos y Europa que han cancelado sus conciertos ante la presión de los colectivos homosexuales. Debido a toda esa problemática, Buju se comprometió a que dejaría de cantar estas canciones homofóbicas, pero la verdad es que sólo lo hizo cuando actuaba en ciertos lugares donde podía ser conflictivo para sus intereses económicos. Es más, nunca negó su aborrecimiento hacia los gays.

La redención

A todos los contratiempos anteriores, ahora se le suma que Buju es un ex convicto que pasó un tiempo en una prisión federal en los Estados Unidos por cargos de drogas. Más concretamente, fue declarado culpable por conspiración para distribuir cocaína. Algo que también podría pasarle factura a la hora de su proyección internacional. El caso es que Banton sigue siendo muy popular, tanto en su país como en el resto del planeta; y existe una gran expectación por saber cómo ha afectado a su creatividad los años que ha pasado en la cárcel.

Ahora, la gran duda es si la opinión de Banton sobre la sexualidad ha evolucionado. ¿Pensará lo mismo el chico de 14 años que el hombre de 45 que es ahora? Una de las soluciones más bonitas sería que el jamaicano usara su música para cambiar su posición homofóbica o que aprovechase los próximos shows de su esperado tour «Long Walk To Freedom» para reconocer el error de su influencia en el odio hacia ese colectivo. Por cierto, recordad que el primer concierto será el sábado 16 de marzo en Kingston, Jamaica.

De momento, no ha vuelto a posicionarse desde su salida de prisión. Pero en una de sus últimas declaraciones, antes de estar entre rejas, dijo que «La guerra entre él y los maricones no tiene fin». Sin embargo, a pesar de la gravedad de su significado, se podría decir que Buju no estaba actuando como un hipócrita. Obviamente, esto tampoco debería verse como un alago, ya que nos deja muchas dudas.

Buju Banton no es Bob Marley

Marley fue un fenómeno de los años 70, cuando era muy fácil el crear personajes de cualquier tipo ante los ojos de los fans de aquella época. Y claro, una vez conseguido, luego le fue más sencillo el poder continuar con su imagen durante décadas. En cambio, Buju Banton no sólo habla de las cosas que podrían hacerle vender muchos discos, como hizo Bob Marley. Buju también ha acudido a los elementos más oscuros de la sociedad y recomendó soluciones más violentas.

En realidad, hay varios artistas como Buju que siguen siendo perseguidos por los duros ataques que hicieron años atrás contra los homosexuales. De hecho, es muy habitual que sus detractores les pregunten que si el Reggae es amor ¿de dónde sale tanto odio? Pero, ¿qué hubiese pasado si Bob Marley hubiese sido un artista actual? Probablemente, sus desventuras con las mujeres le provocarían que se le señalase como un ‘machirulo’. Vaya, que no sería tan ‘one love’ como nos lo han pintado.

Esto no es un boicot sino un ejercicio positivo 

Tras la anterior lectura, habrá personas que pensarán que estamos intentando lapidar a Buju Banton, o incluso al Reggae, pero no es esa la intención. La verdad es que lo que queremos con este ejercicio es ir un poco más allá y olvidarnos de los ‘endiosamientos’ a los que tenemos asociados a algunos artistas. En la mayoría de los casos, el fanatismo no deja ver las cosas como son. Del mismo modo, en el Reggae no debería de haber aforados. Ya sabéis, la verdad nos hará libres. Vaya, que probablemente estaríamos ante un buen momento para poner en marcha conclusiones del tipo «ni todo es tan blanco ni todo es tan negro».

far-2019-general