Cuando restan tan sólo siete meses para la liberación de Buju Banton de la prisión de Estados Unidos en la que se encuentra recluido por cargos relacionados con drogas, Don Gargamel vuelve a ser el centro de atención.

Ayer, la cadena estadounidense ABC News lanzó un vídeo que ofrece una versión más completa de porqué fue declarado culpable en una conspiración por vender cocaína.

De nombre de pila Mark Myrie, Buju siempre ha insistido en mantener su inocencia sobre la intención de vender drogas. El documento está fechado el 08 de diciembre de 2009 y muestra a cuatro hombres en una habitación. Una de esas personas, un tal Alex Johnson, abre un paquete de una sustancia que parece ser cocaína y se la ofrece a probar al artista, quien tras degustarla dice que le gusta.

El vídeo fue utilizado por los fiscales de Estados Unidos para condenar a la estrella jamaicana por su papel en una conspiración para vender cocaína. Durante años, las autoridades estadounidenses argumentaron que esta pieza era una evidencia clara, donde presuntamente muestra la última reunión de Buju Banton con el informante del gobierno, que estuvo bajo secreto de sumario hasta el día de ayer. Digamos que esta prueba, junto con otros testimonios, fue la responsable de que Buju acabase en la cárcel.

Pero comencemos por el principio para poder entender esta vídeo grabación. Buju coincidió con Alex Johnson volando de Madrid a Miami después de una gira por Europa en julio de 2009. Ambos se conocieron en dicho viaje, cuando les acomodaron juntos, y estuvieron hablando y bebiendo como relató el artista en el juicio. En algún momento, por razones que no se aclararon, en la conversación apareció la cocaína. Al parecer, Buju afirmó tener estrechos vínculos con algunos traficantes en el Caribe, mientras que Johnson se jactó de sus vínculos con el narcotráfico internacional. Sobre esto, Banton dijo al tribunal que ambos estaban tratando de impresionar al otro, sin más. De acuerdo con los registros judiciales, Johnson es un ex convicto que ganó millones de dólares trabajando como informante del gobierno.

En la semana posterior a su regreso a Florida, Banton y Johnson se reunieron dos veces en restaurantes de Fort Lauderdale, donde de nuevo pasaron varias horas bebiendo y farfullando. Respecto a este tema, Banton insistió que cuando quedó con él no fue para discutir sobre drogas, sino que encontró a Johnson una persona divertida. El caso es que en el juicio, la respuesta a las sugerencias de Johnson por parte del jamaicano fueron grandiosas ideas vinculadas al tráfico de drogas. Johnson quería unir fuerzas con los traficantes caribeños que Banton afirmaba conocer; y Banton le propuso su propia operación, comprando cocaína a bajo precio en Colombia y contrabandear con Europa.

Asimismo, durante esos primeros contactos, todo indica que el jamaicano siempre enfatizó sobre que él nunca cerraría el trato, que él sólo sería un inversor. Banton y Johnson nunca llegaron a un acuerdo en esa primera semana. De hecho, durante los siguientes cinco meses, sus comunicaciones se estancaron. Las llamadas que fueron grabadas de esa época demuestran que aunque Johnson intentó acercarse a Banton, pidiendo ponerse al día, el artista no le hizo mucho caso poniendo una serie de excusas evitando su reunión.

Pero un 08 de diciembre de 2009, día de la fecha del vídeo, Johnson consiguió verse con Banton. Y según las declaraciones del juicio, le convenció para ir al almacén donde ocurrió lo que hemos podido ver en el documento audiovisual que acaba de publicar ABC News. El almacén era propiedad del Departamento de Policía de Sarasota, y había sido equipado con cuatro cámaras ocultas. Entonces fue cuando le ofrecieron probar la cocaína. En relación a esto, Buju dijo en el juicio que no sabía por qué hizo eso, incluso afirmó «si pudiese rebobinar en el tiempo no habría hecho eso, pero lo hice».

A pesar de lo que mostró el vídeo sobre la reunión en el almacén, las autoridades no estaban todavía preparadas para poder arrestar a nadie puesto que el acuerdo todavía no estaba finalizado. Incluso los investigadores admitieron que el acuerdo específico se logró sin que Banton lo supiera, es decir, no tenía ninguna conexión más que la de Johnson. Pero el 10 de diciembre de 2009, la policía asaltó el almacén donde se realizó la actividad delictiva, mientras el artista estaba durmiendo en su casa. Más tarde, fue arrestado en su propio domicilio. Como el fiscal Jim Preston lo describió durante el juicio, una vez que Banton pisó aquel almacén, el papel del acusado pasó de ser un inversionista a ser un intermediario, uniendo a las personas para un negocio de drogas. Es decir, existe una duda razonable por la que Buju Banton puede seguir diciendo que él fue inocente de esos cargos. Aunque la ley dijo que Buju Banton se unió al plan intencionalmente al menos una ocasión y eso es suficiente para ser declarado culpable ya que el acusado estaba dispuesto a cometer el delito.

Tras todo lo visto, se puede pensar que Johnson persiguió implacablemente a Banton y trató de convertirlo en un traficante de drogas, a pesar de que le dijo repetidas veces que no. Durante el juicio, Banton llamó a Johnson un maestro manipulador que ‘organizó’ un plan para destruir su vida. En el juicio, el artista insistió en que él no tomó ninguna medida para promover el trato y ni le dio ningún dinero, lo único que hizo fue hablar. En realidad, durante el juicio, muchos miembros del jurado estuvieron de acuerdo en su inocencia. Incluso Banton fue llevado a juicio por primera vez en 2010, pero se anuló el juicio después de que el jurado no pudiese acordar un veredicto.

Ahora, en el presente, a sus 44 años, Buju Banton se encuentra preso en Georgia y tiene prevista su liberación para el próximo 08 de diciembre, día en el que será deportado a Jamaica. A pesar de su encarcelamiento, en una rueda de prensa en marzo, se anunció que su primer concierto después de ser lanzado podría ser en Trinidad y Tobago el 22 de abril de 2019, aunque luego se realizaron otras declaraciones en las que se decía que se estaban negociando otras propuestas.

far-2019-general