Tras este fin de semana donde un gran número de fans de esta cultura han visitado el International Dub Gathering, pensamos que hoy es un buen día para hablar del Steppa y su oda al bombo a negras.

Por esa razón, a continuación hacemos un pequeño recorrido por la historia de este género musical tan presente en la actualidad.

Para comenzar, es bueno definir qué es un compás. Se trata de una fracción que se usa como unidad para subdividir una canción. Por lo general, en la música electrónica, los compases son de 4 negras. Entonces, cuando decimos bombo en negra hablamos de 4 bombos por compás. En un tema escrito en tiempo 4/4 (cuatro por cuatro), como el 99.9% de la música electrónica, un compás son 4 beats, es decir, los 4 bombos típicos del ‘pum pum pum pum’.

STEPPA O STEPPERS

El Steppa o Steppers se define precisamente por ese ritmo constante en el bombo que os describíamos anteriormente. Es decir, es totalmente diferente al típico One Drop del Reggae, que sólo ‘cae’ una vez cada 4 tiempos, como os contábamos en el artículo sobre la riqueza musical del Reggae.

Para poder entendernos, se podría afirmar que el Steppa de hoy en día son los sonidos más electrónicos del Dub, aunque verdaderamente su origen está en el Reggae Steppers jamaicano que tuvo una gran repercusión en Reino Unido desde finales de los 70. De hecho, allí es conocido como el UK Roots. En cuanto a sus raíces, son muchos los dedos que señalan como creadores del Steppers a los míticos Sly & Robbie.

EJEMPLOS DE STEPPERS

Algunos clásicos steppers podrían ser el «Never Get Burn» de Twinkle Brothers, el «Marshall Field Marshall» de Peter Broggs«Better Future» de Errol Walker o el «It a Go Dread in a Babylon» de Sam Bramwell. Ciertamente, también es importante diferenciar entre el estilo Rockers y el Steppers, ya que su aparición fue prácticamente en las mismas fechas. Por ejemplo, muchas de las canciones de Johnny Clarke de aquellos años, como «Enter Into His Gates With Praise» o «Live Up Jah Man», tienen una pequeña similitud con ese sonido pero son anteriores a su nacimiento.

ROCKERS

El Rockers es un estilo que surgió en Jamaica cuando el batería tocaba casi de forma militar, algo que es muy común en las producciones de Channel One. Igualmente, el legendario Joe Gibbs también hizo muchos temas Rockers como el «Naw Go A Them Burial» de Prince Alla, que curiosamente la versión de este mismo tema de Tappa Zukie es claramente Steppers. No obstante, la diferencia básica entre ambos estilos es la forma en la que suena la caja. Asimismo, hay muchas personas que afirman que el Steppers es tan sólo una variación del Rockers, al ser este previo.

DIGITAL STEPPERS

En estos días, el término Steppa, o probablemente mejor dicho digital Steppers, está asociado a propuestas como la de Iration Steppa o el mismísimo Aba Shanti I, que son dos importantísimos representantes de la cultura Sound System británica. Llegados a este punto, al menos hay que nombrar a Jah Shaka para no dejarle en el olvido. Aunque ciertamente deberíamos citar a muchísimos más, entre los que no podrían faltar The Disciples, Adrian Sherwood o Mafia and Fluxy.

El caso es que también hay que tener muy presente a sus vecinos franceses y lo que se conoce como el French Dub, con propuestas como la de O.B.F, Kanka o Panda Dub, entre muchos otros. Definitivamente, es una realidad que este fenómeno ya está extendido por casi todo el planeta. De hecho, a nuestro alrededor hay grandes productores como CrudoBilbao o Lo-End Dub.

Y ¿QUÉ DICE LA PSICOACÚSTICA?

Una vez visto este pequeño repaso, que seguramente podría ser mucho más amplio pero ya iremos expandiendo ciertos apartados, como ya hemos hecho en otras ocasiones, nos gustaría aportar la versión psicoacústica del uso del bombo a negras tan marcado en este estilo.

La ciencia nos dice que con esta técnica se está entregando energía de forma muy dispersa, ya que se le impide al cerebro localizar con facilidad ciertos patrones, como la envolvente temporal o las enriquecedoras relaciones entre los armónicos. Por lo tanto, no se puedan interpretar de la misma forma las melodías ni las armonías. En cambio, se genera un sonido potente, sugestivo y sorprendente que nos hace disfrutar de cada una de las pegadas, y más si lo escuchas en un buen Sound System.

MEZCLAR O NO MEZCLAR CANCIONES…

Bueno, para finalizar, ahora que vivimos una época muy visual, son muchas las personas que se encuentran con la sorpresa de ver como en las sesiones de este género todos los temas suenan de inicio a final, sin mezcla alguna. Es decir, «a la vieja usanza de los Sound Systems», cuando sólo se utilizaba un solo plato de vinilo.

Al menos, nosotros queremos aprovechar para recordar que este tipo de compás es ideal para mezclar dos canciones, ya que con esta forma de composición musical es muy sencillo el sincronizar los tracks para que todos empiecen en el mismo beat. Pero como os decíamos, la gran mayoría de selectores de este género musical no muestran dicha técnica en sus sesiones, ya que realizan un homenaje al Sound System más tradicional, a pesar de que pinchen con CDs o PCs.

Y bueno, no lo olvidéis, también de este modo se está mostrando otro tipo de respeto a las producciones de los artistas, al no interrumpirlas y dejar sonar toda la obra.