Hay muchas noticias falsas, las llamadas ‘Fakes”, recorriendo las redes sociales, las cuales se están haciendo más y más presentes en nuestra cultura.

Sus efectos pueden incluso modificar los sentimientos hacia los implicados en la mentira, algo muy incómodo para sus fans. Es decir, el mundo de la música se está viendo muy afectado por estas situaciones tan confusas.

¿Os parece si hacemos un estudio de esta mala práctica? A ver si así podemos aislarla de nuestro ADN.

Sin ir más lejos, en este año 2017 ya hemos visto algunos casos tan dispares como el arresto de Sizzla, el accidente de Chronixx o uno de los temas más recurrentes, la liberación de Buju Banton o Vybz Kartel… y todos ellos carecieron de veracidad. ¿Cuándo vamos a dejar de provocar estas situaciones tan incomodas?

Esto está ocurriendo porque nos encontramos en una época donde los medios de comunicación tradicionales han perdido mucho peso en nuestro día a día y ahora apenas les prestamos atención cuando nos cuentan las historias, puesto que cada vez son más las personas que obtienen su información en lugares como Facebook o Twitter. Esto podría ser una buena noticia en cuanto a la contra-información, pero ya sabéis que no es el caso.

Es una realidad que en las redes sociales cualquier tipo de noticia polémica o emotiva consigue un gran número de clicks y hace ganar una importante cuota de seguidores. Obviamente, eso parece estar motivando a los “empresarios de internet” sin escrúpulos que se aprovechan de las oportunidades que les está brindando esta nueva forma de hacer negocios. Está claro que esto sólo parará en cuanto se pueda procesar a los usuarios de Internet por la creación de noticias falsas.

Llegados a este punto, es importante examinar cómo este tipo de actitud está provocando que el “espíritu sálvame” se adueñe de muchas almas y, por ello, todo tipo de información parece que ahora se esté convirtiendo en amarilla o sensacionalista, cuando en muchos casos esa concepción de la realidad es el resultado de tomar como real la “opinión por repetición”. Ya sabéis de lo que hablamos, en las redes sociales muchas veces se obtiene la verdad de los comentarios de la publicación sin ni siquiera haber visto el contenido. Esta forma de actuar es muy dañina, ya que directamente está ocultando la verdadera intención de algunas noticias, incluso se podía hablar de manipulación o boicot.

¿Y por qué sucede todo esto? y ¿qué tiene que ver la personalidad? Es posible que el deseo de ser la primera persona en compartir sea el responsable de estos sucesos. Entonces, ¿es más importante la novedad que la verdad? Bueno, como respuesta alternativa a esta pregunta también habréis podido observar las quejas de algunos individuos sobre un tipo de información, que es la que realmente disfruta esa persona si se chequea su historial, por no ser quien lo ha sacado a la luz.

Del mismo modo, el boom de los ‘fakes’ también ha tenido lugar por la mala práctica de la sociedad actual de creerse todo al pie de la letra. Si existiese cierto control personal, como el sano ejercicio de contrastar la información, no se hubiesen dado tantos casos de noticias falsas en las redes sociales. Pero la verdad es que esto no es nuevo, seguro que habéis sido testigos o incluso víctimas de esa otra típica confusión de carteles de conciertos de fechas pasadas que de repente vuelven a parecer una propuesta en el presente… y vaya, que nosotr@s mism@s tenemos que ser muy conscientes de que, tarde o temprano, pecaremos, de no haberlo hecho ya, ante el vertiginoso ritmo al que se está esparciéndo esta ‘fórmula’.