El Gobierno de Jamaica sigue trabajando para inscribir al Reggae jamaicano dentro del patrimonio cultural de la UNESCO.

Esta acción pretende identificar claramente el origen del Reggae y, a su vez, preservar la continua evolución de este género.

Esta iniciativa es una de las principales actividades para salvaguardar el patrimonio inmaterial de la isla. No obstante, este movimiento fue debido a la necesidad de proteger la historia distintiva del Reggae jamaicano como un patrimonio intangible, antes de que alguien presente elementos de esta propuesta como suya.

En realidad, hace dos años, ya os hablábamos de los esfuerzos del gobierno jamaicano para inscribir al Reggae en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Bien, pues este próximo mes de noviembre ya sabremos si el ejecutivo jamaicano ha tenido éxito. Sin duda, esto sería un gran logro para la isla si los expertos de la UNESCO le conceden dicha designación.

Recientemente, la ministra de cultura Olivia “Babsy” Grange dijo que se le ha encomendado el establecimiento de un inventario del patrimonio intangible exclusivo de Jamaica, que también es uno de los criterios exigidos por la UNESCO. En cuanto a la designación de ciertas áreas como zonas de entretenimiento, la ministra informó que pronto habrá disponible una lista de ubicaciones, que incluirán a Kingston, St Andrew o St Catherine.

Grange habló sobre estos temas en una conferencia de prensa que servía para lanzar el Carnaval de 2019 en Jamaica, ya sabéis que este asunto es muy criticado por el jamaicano de a pie al dedicarle más atención que al propio Reggae. La ministra señaló que la colaboración entre los ministerios para la organización del Carnaval es esencial si se quiere crear una experiencia turística más auténtica. Asimismo, expresó su satisfacción por la forma en que ‘este producto de entretenimiento’ ha evolucionado y lo atribuyó a la fusión perfecta’ del Dancehall con el Calypso y la Soca.

Digamos que todo lo anterior está en consonancia con los pasos estratégicos que está dando el gobierno jamaicano para fortalecer la competitividad de su país como un destino de entretenimiento. Pero como ya hemos hablado en más de una ocasión, nosotros nos preguntamos si con este tipo de propuestas se estará sometiendo al Reggae a cierta ‘exclusividad’. Es decir, que la gente del gueto no tenga las mismas garantías de disfrutarlo que las personas del uptown.

Para finalizar, nos gustaría destacar la importancia que esta designación tendría para las futuras generaciones del resto del planeta, ya que no nos podríamos perdonar que con el paso del tiempo se perdieran las magníficas obras musicales que nos han dejado una infinidad de artistas jamaicanos.