En el primer capítulo, realizamos un viaje en el tiempo para conocer el origen de los temas exclusivos, donde repasamos la rivalidad entre Coxsone Dodd y Duke Reid.

Ellos fueron los que buscaron con más dramatismo la exclusividad en sus sound systems. ADemás, fueron los que crearon este lenguaje musical, más orientado al marketing, para poder distinguirse de sus competidores.

En esta segunda parte, seguiremos avanzando un poco más en la historia de esta conocida herramienta de la música popular jamaicana.

Como el término implica, el valor de un tema exclusivo se basa en una especie de monopolio de los Sound Systems con la intención de eliminar a sus competidores. Por esa razón, Coxsone Dodd y Duke Reid pasaron muy pronto a dominar toda la cadena alimenticia, musicalmente hablando, creando sus propios estudios de grabación, como ya os contamos en el anterior capítulo. Este movimiento fue clave, ya que tenían a su disposición a los músicos, los cantantes y las propias instalaciones de grabación. Es decir, tenían en su poder la mejor fuente para poder acceder a los temas exclusivos.

El nombre de Dubplate viene dado por las placas de copia de los estudios de grabación. En realidad, no es más que un disco recubierto con una laca de acetato sobre el que puede grabarse el sonido. Cuando este nuevo formato llegó a Jamaica, cambió casi por completo el circuito de producción a nivel local, puesto que se descartó el uso del vinilo importado a favor de este tipo de grabaciones producidas localmente. Vaya, era lo que les faltaba al señor Coxsone Dodd y Duke Reid, con sus respectivos Studio One y Treasure Isle, para poder obtener un mayor control de la oferta musical en la isla.

Conociendo esta parte de la historia, nos vamos a situar en el año 1968 cuando un trabajador de Treasure Isle, llamado «Ruddy» Redwood, se encontró con la primera instrumental en sus manos. Se trataba del “On The Beach” de The Paragons sin la pista de las voces. Al parecer, este “descubrimiento” fue debido a un accidente de trabajo, cuando el ingeniero del estudio dejó silenciadas las voces. Pero en vez de desecharla, esta versión especial se probó en el Sound System y se convirtió en todo un éxito en el momento que el deejay comenzó a ‘jugar’ sobre el ritmo. Pensad que hasta ese preciso instante los jamaicanos estaban acostumbrados a escuchar las diferentes grabaciones en los sounds systems y no una interpretación en directo.

El caso es que hay muchas dudas a la hora de situar este corte como la primera instrumental, ya que aunque esta sea la versión oficial existen otras piezas anteriores. Por ejemplo, en Studio One, en 1965, Roland Alphonso tocó una melodía con su saxofón en una canción llamada “Rinky Dink”, grabada sobre el “Hold Down” de Lee Perry con las voces muteadas. Un año más tarde, el “Put It On” de The Wailers, fue utilizado por Perry en su “Rub And Squeeze”. Y por poner un tercer ejemplo, también existe una toma especial del “Rudie” de The Wailers con Roy Richards a la armónica, en vez de las voces originales, que fue títulada “Green Collie”.

Si hemos llegado a ese momento histórico donde nos hemos encontrado con la mentalidad adecuada para realizar esas instrumentales que luego podrían ser cantadas por diferentes cantantes; y un formato ideal de grabación / reproducción llamado Dubplate. Se podría decir que estamos en el verdadero origen de esta particularidad de la música popular jamaicana, a la que llamamos Dubplate. En los años posteriores, las ‘versiones instrumentales’ se convirtieron en una pieza fundamental en la isla con el nuevo enfoque que introdujo la tecnología de grabación multipista. Asimismo, en esta misma época hay que situar también el nacimiento del Dub con dos personajes imprescindibles en el auge de las instrumentales, como son Lee Perry y King Tubby.

En el primer capítulo hablamos sobre la competitividad en los sistemas de sonido, en términos de exclusividad musical; y este segundo capítulo nos ha conducido a una nueva forma de expresión musical debida a los avances tecnológicos. A lo largo de las décadas que siguieron a estos primeros tiempos, pudimos ver como los Dubplates se extendieron entre todos los Sound Systems del planeta, puesto que estas versiones instrumentales ofrecieron un medio para crear su propia exclusividad, incluso al Sound más pequeño. Del mismo modo, supuso la proliferación de los deejays y su dominio de las caras B, con artistas como U-Roy o King Stitt. Sin olvidar los ‘One Riddims’, por supuesto.

La época dorada de los Dubplates llegó en los 90 y los históricos ‘Sound Clashes’ de aquellos años, con protagonistas como Killamanjaro, Stone Love o Saxon, entre muchos otros, pero de esto ya os hablaremos en el próximo artículo, ¿de acuerdo?

 

U-Roy
rototom-2022