Rebobinamos en el tiempo hasta 1978 para recordar que hace 40 años la versión de Boney M del «Rivers of Babylon» alcanzó el número 1 en la lista de ventas de UK.

Por ese motivo, os recordaremos un poco la historia de esta canción compuesta originalmente por Brent Dowe y Trevor McNaughton del grupo The Melodians en 1970.

La formación Boney M, originarios de las islas de Jamaica, Aruba y Montserrat, consiguió que su «Rivers of Babylon» fuese una de las canciones más conocidas de todos los tiempos. En estos días se celebra el 40 aniversario de que este single lograse mantenerse en el número 1 de las listas del Reino Unido durante cinco semanas consecutivas en 1978. Es más, para que os hagáis una idea en términos de ventas físicas, la versión de Boney M es el sexto single más vendido en la historia de Reino Unido, con ventas que superan los dos millones de copias. Por cierto, la cara B de ese single fue «Brown Girl In The Ring», una adaptación de una canción infantil tradicional de las Indias Occidentales que también obtuvo una grandísima respuesta en las pistas de baile de la época.

Pero regresemos a los tiempos de su creación en 1970, cuando The Melodians, una de las formaciones más legendarias de la música popular jamaicana, escribió esta canción con un significado claramente Rastafari. La letra fue adaptada directamente de la Biblia, donde se expresaba las lamentaciones del pueblo judío en el exilio tras la conquista babilónica de Jerusalén (Sion) por el Rey Nabucodonosor en 586 AC.

Después de su lanzamiento, la canción se hizo muy conocida en Jamaica a pesar de ser prohibida inicialmente por el gobierno jamaicano debido a «sus referencias Rastafari», ya que por entonces se consideraban subversivas. Leslie Kong, el productor del tema original, atacó al gobierno por prohibir una canción con palabras tomadas casi en su totalidad de la Biblia, declarando que los Salmos habían sido «cantados por los cristianos de Jamaica desde tiempos inmemoriales». Pronto, el gobierno levantó su prohibición y tres semanas después se convirtió en el número uno en las listas de Jamaica.

La expansión internacional comenzó en 1972 cuando formó parte de la banda sonora de uno de los films más aclamados de la historia del Reggae, la película «The Harder They Come». Unos años después, en 1978, se consumaría su fama mundial cuando apareció el hit de Boney M en su disco Nightflight to Venus. Ciertamente, como habréis podido comprobar, Boney M descartó todas las connotaciones rastafaris de la canción original. No obstante, esta versión esta ligada íntimamente a la música Disco de finales de los setenta que tenía un concepto ‘algo diferente’ al de la música Reggae de la época.

Aún así la canción no consiguió librarse de la controversia. En 1997, Sadam Husein la prohibió en Irak al considerarla “una canción vendida al pérfido Estado de Israel”. Además, en 2010, se les pidió a los integrantes de Boney M que no la interpretaran en un festival musical en Cisjordania, pues los organizadores temían que la canción provocase al público por la referencia al anhelo del pueblo judío de volver a Jerusalen.

En realidad este tema ha sido ‘reconstruido‘ por un montón de artistas, entre los que se encuentran Bob Marley, The Skatalites, Yabby You, The Busters, Sublime o más recientemente Rocky Dawuni. Aunque nos gustaría destacar algunos casos como el de NFTY, un grupo de jóvenes judíos reformistas, quienes han utilizado esta canción en algunas de sus reuniones religiosas. Del mismo modo, la Unitarian Universalist Association (Asociación Universalista Unitaria) también ha incluido esta canción en sus ceremonias.

rototom-2022