Con cierta periodicidad, nos gusta abrir el baúl de los recuerdos de la música popular jamaicana, puesto que pensamos que es muy importante tener claro de donde venimos para así poder saber si nos gusta a donde vamos.

En esta ocasión, vamos a echar un vistazo a la figura de Theophilus Beckford, un personaje clave en el origen del Ska. Es decir, otro de los pioneros olvidados de toda esta cultura.

Theophilus Beckford fue un pianista y cantante jamaicano nacido en 1935 en Trench Town, Kingston. Este músico debería ser conocido mundialmente por ser una pieza fundamental en la transición del Rhythm ‘n’ Blues al Ska en la música popular jamaicana, como os contaremos a continuación. Por decirlo de algún modo, él no ha sido de esos nombres que han vendido camisetas a pesar de tener el honor de ser uno de los verdaderos creadores de esta cultura, por no decir el verdadero artífice de los ritmos sincopados.

Viajemos hasta los años 50, mas concretamente al año 1956, cuando Theophilus grabó su «Easy Snappin» junto a Clement ‘Sir Coxsone’ Dodd, una canción donde el piano se presentaba como protagonista. El tema estuvo guardado durante tres años en formato dubplate, que obviamente sólo usó Coxsone en su Sound System. Cuando fue publicada en 1959, se convirtió en todo un éxito, alcanzando el número 1 y manteniéndose en la lista de los más vendidos durante más de un año. Desde ese momento, los productores y músicos de la isla reprodujeron el sonido de ese piano, una secuencia que repetía un ritmo en el que sonaban los pulsos pares de cada compás. Es decir, nuestra querida música sincopada estaba comenzando a ser difundida por los Sound Systems en los que hasta ese momento sólo sonaba música norteamericana.

Pero, ¿de dónde salió ese sonido? Theophilus aprendió a tocar el piano en una casa de acogida de Trench Town, una de las zonas más complicadas de Kingston, pero la verdadera influencia de este ritmo sincopado llegó desde Estados Unidos. Theophilus dijo en numerosas ocasiones que sus referencias fueron los trabajos de un pianista de Memphis llamado Rosco Gordon, quien es el autor de temas como «No More Dogging», una pieza básica para entender el paso del Rhythm and Blues sureño al Ska jamaicano. Otra de sus referencias fue el mítico Fast Domino, un pianista clásico del Nueva Orleans de aquella época. Precisamente, los sonidos de estos dos músicos fueron los de mayor autoridad en los clubes de Luisiana o Tennessee de los 50.

Sin duda, lo que sucedía en el sur de Estados Unidos con el Rhythm and Blues fue la mayor influencia para los músicos jamaicanos, quienes cayeron rendidos al sonido de ese piano. Más tarde, los jamaicanos tan sólo modificaron el ritmo levemente y añadieron líricas para crear lo que conocemos como el Ska. Sin olvidar, que todos aquellos personajes también bebieron del Mento, del Calypso y los ritmos africanos, como ya os hemos comentado en otros artículos.

Fast Domino y Rosco Gordon

Volviendo a la carrera de Theophilus, también registró otras melodías vocales para Coxsone como sus clásicos «Jack And Jill Shuffle» y «That’s Me». Además, como es lógico, se convirtió en uno de sus músicos de sesión más valorados en los años del Ska, aunque también trabajó para otros productores rivales. Theophilus registró «Seven Long Years» en 1962 para King Edwards y «Burnette» en 1963 para Duke Reid. A mediados de esa década también grabó junto a Prince Buster o Justin Hinds and the Dominoes.

En 1963, buscando una mayor autonomía creativa y financiera, Theophilus creó el sello King Pioneer. Su mayor éxito fue la adaptación de una canción popular jamaicana llamada «Boller Man A Come», el resto del material pasó sin pena ni gloria. Desde finales de la década de los 60, Beckford fue uno de los pianistas destacados en Beverley’s All Stars, la banda del productor Leslie Kong. En la época del early Reggae, respaldó a Eric «Monty» Morris, Toots & The Maytals o Desmond Dekker. Poco después, también colaboró con Lee «Scratch» Perry y Bunny Lee.

En 1975, se pudo escuchar su piano en el himno «Fade Away» de Junior Byles. En los 80, una vez que la revolución digital redujo el uso de músicos en vivo, Beckford estuvo menos activo en el estudio, aunque continuó tocando en directo. Desde entonces, Theophilus se ha quejado de no haber recibido una compensación por los royalties de su trabajo. Por ejemplo, en 1992, «Easy Snappin» se usó en un anuncio de televisión, pero nunca vio la recompensa económica que le pertenecía. Por desgracia, Theophilus murió el 19 de febrero del 2001 por las heridas causadas por un machete después de una disputa vecinal.

«Cuando escucho música en la radio o el sound system, reconozco que creé muchas de esas canciones. Siento fuertemente que no valoren plenamente mi trabajo», dijo Theophilus en el año 2000.

spannabis2020_2