Cecil Wellington, más conocido como Nicodemus, es una pieza clave para entender la historia de la música jamaicana. De hecho, a su persona se le atribuye una gran influencia en muchos de los primeros aspirantes a deejay.

El 26 de agosto de 1996, Nicodemus falleció debido a complicaciones con su diabetes. Hoy, 22 años después de su muerte, repasamos su carrera.

Nicodemus fue un deejay jamaicano que, sin ninguna duda, se puede categorizar como leyenda del Dancehall. Su estilo fue comparado con personajes de la talla de Prince Far I y Prince Jazzbo. Desde finales de la década de los 70, mantuvo una intensa asociación con el legendario Super Cat, juntos lanzaron una serie de éxitos como «My Prerogative» o «Cabin Stabbin», donde también aparecía Junior Demus. Su influencia fue clara en deejays más jóvenes como Early B o Professor Nuts, entre muchos otros. Pero quizá el ejemplo más claro sea el de John Taylor, también conocido como Nicodemus Junior, quien más tarde ha tenido una enorme carrera tras cambiar su nombre artístico a Chaka Demus.

Nacido en Jamaica, en 1957, comenzó su relación con el micrófono en 1976 como deejay en un Sound System llamado Socialist Roots, junto al famoso selector Danny Dread. A partir de 1978, se le pudo ver con el Sound System de Prince Jammy. Al final de esa década, arrancó su carrera discográfica con sus primeras grabaciones de estudio, aunque el éxito no le llegó hasta 1981 con «Boneman Connection». Un año más tarde publicó su primer álbum, titulado Gunman Connection, y apareció en una de las series míticas de Greensleeves llamada DJ Clash junto a Toyan, otro de los grandes deejays de la época.

Entre mediados de la década de 1980 y principios de la década de 1990, sufrió un larguísimo período de sequía donde registró algunas canciones pero tristemente no tuvieron la misma repercusión que en sus primeros años. Nicodemus resurgió en 1994 con el álbum The Good, the Bad, the Ugly, and the Crazy, considerado uno de los mejores lanzamientos de Dancehall de la historia. Un año después, lanzó otra pieza clave llamada Cabin Stabbin. En 1996, a sus 39 años de edad, Nicodemus murió debido a unas complicaciones relacionadas con la diabetes en el Hospital de Queens en Nueva York. Dos años más tarde, en 1998, a modo de álbum póstumo, se publicó Dancehall Greats.

Precisamente hoy domingo 26 de agosto se cumplen 22 años desde su fallecimiento, un buen momento para recordar a otro de esos artistas olvidados por los mass media y los supuestos gurús de esta cultura. No obstante, es una prueba más de los tiempos en los que vivimos, donde dominan las tendencias prefafricadas y no la calidad / originalidad de artistas como Nicodemus.

rototom-2022