A pesar de haber influenciado a todo el planeta, la cultura musical jamaicana lleva mucho tiempo sin obtener el reconocimiento internacional que se merece.

Hablamos de unos sonidos que han sido capaces de conectar a personas de diferentes razas, sexo o estatus socioeconómico; pero que siguen siendo invisibles en los medios.

La realidad de la cultura musical jamaicana

Desde hace demasiados años, la industria internacional de la música apenas ha reconocido a los estilos que solemos englobar dentro del concepto de música popular jamaicana. Aparte de la categoría Reggae en los premios Grammys o MOBO, no hay ningún evento o medio significativo donde los artistas puedan promocionar su talento.

No obstante, sería muy importante que las plataformas musicales, especialmente aquellas de Black Music, reconozcan géneros como el Ska, Rocksteady, Dancehall, Dub o el propio Reggae. Tristemente, parece ser que sólo están dedicando sus esfuerzos a promover ritmos más ‘superventas’ como pueden ser el Hip-Hop, el R&B o más recientemente el afrobeats. Vaya, que podríamos estar hablando de una tremenda falta de inclusión, ¿verdad? Y más sabiendo que muchas de sus canciones han surgido gracias a la creatividad de los artistas jamaicanos.

Sin embargo, ahora nadie recuerda que el primer álbum en vender un millón de copias en todo el mundo fue de un jamaicano: el legendario Harry Belafonte. Desde entonces, hemos tenido muchos éxitos gracias a las contribuciones de artistas como Bob Marley o Dennis Brown. Por este tipo de razonamientos, hay muchas personas que piensan que todo ese poder de atracción es cosa del pasado. En cambio, tenemos un buen ejemplo más actual. La famosa batalla de Beenie Man y Bounty Killer en Verzuz demostró que la cultura jamaicana es un contenido capaz de atraer la atención internacional.

De todos modos, con los cambios radicales que en estos días están teniendo lugar en todo el mundo, es un momento ideal para que la industria musical jamaicana cree sus propias plataformas o se fortalezcan las ya existentes. Sin duda alguna, sería la mejor alternativa para reflejar nuestra auténtica realidad en lugar de depender de lo que nos brinden sus plataformas promocionales… do it yourself!

rototom-2022