Desde hace unos años ya se ha podido saber más sobre los planes del gobierno para profesionalizar la función de “los pinchadiscos”, pero ahora sobrevuelan nuevas noticias sobre la homologación de los sistemas de sonido.

Sin duda, ambas situaciones dañarán enormemente el buen ritmo que ha alcanzado nuestra cultura.

selectoresLa homologación de Dj´s y Selektahs

La verdad es que si hace unos años nos hubieran dicho que el ser DJ (en nuestro caso selektah o selector) iba a ser el sueño de muchos jóvenes, y algunos no tanto, no hubiésemos podido creerlo. El caso es que un selector no se hace de la noche a la mañana, ya que no trata de simplemente comprarse un ordenador, instalar programas y apretar botones, entre ellos el famoso sync.

Teniendo en cuenta las palabras anteriores y observando el creciente interés de formarse en este ámbito, ya se están instaurando a lo largo del estado los primeros cursos para poder obtener el título de “DJ homologado”. Quizá se podría cuestionar el valor añadido que ofrecen estos estudios, puesto que hasta este momento todo había sido fruto del espíritu autodidacta de los implicados, pero no hay que tirar todo por tierra y como ventajas habría que pensar en superar muchas de las carencias que existen, junto a las posibilidades de familiarizarse con el sector y los medios técnicos para desarrollarse como profesionales.

¿Qué ocurre con el Underground?

Como veis, parece que todo esto está dirigido como con intención de darle una seriedad a esta profesión, pero probablemente lo que persiga sea evitar todo el dinero negro que se lleva moviendo década tras década en este sector. Además, me gustaría insistir en una idea que sobrevuela entre los selectores, que trata sobre el retroceso musical que va a conllevar esta acción, ya que muchos de los lugares que programan Reggae no podrán continuar haciéndolo con esta nueva situación, debido a que no hay capacidad económica para realizar las contrataciones formales y, a su vez, también dará lugar a inspecciones de trabajo. Y claro, esto mismo ocurrirá con otras muchas músicas. Por cierto, ¿y si fuese está otra fórmula para deshacerse de lo que popularmente llamamos underground o música antistema?.

Llegados a este punto, me gustaría pensar que para evitar las suspicacias de la búsqueda de comercializar toda la música también habría que buscar el profesionalizar a los promotores nocturnos en España, puesto que no buscan a una persona que ponga buena música y de una forma correcta, sino que les interesa más que la sala se llene con un buen reclamo publicitario, sin importar la calidad, lo que ha provocado el boom los “paquirrines” con cachés astronómicos.

Benicassim, 14/08/2016. Evermoor Sound (DUB ACADEMY). Photo by: Dominique Pozzo © Rototom Sunsplash 2016.

Los Sound Systems

Por otro lado, desde hace poco más de 5 años parece que hay una especie de carrera por acaparar el protagonismo de los sistemas de sonido en determinadas áreas geográficas, pero por el contrario es muy reciente la preocupación por la calidad de esos equipos. Algo muy similar les ocurrió a los amantes del tuning, que hasta hace poco era más importante la potencia que la definición de sus equipos.

Ahora toca profundizar en las afirmaciones anteriores y, por ello, hay que detenerse para examinar que puede ocurrir si un equipo ha sido diseñado y montado por alguien que no reúne los conocimientos necesarios. Para ello podríamos hacer un despliegue de datos sobre el daño físico que puede acarrear una presión sonora elevada, tanto en frecuencias bajas como altas, pero tampoco es plan de meter miedo al personal. Igualmente habría que pensar en las condiciones de aislamiento que hay en los locales donde se montan las “torres de sonido”.

Legislación sobre la salud auditiva

Hoy en día, nos encontramos muy cerca de que un fantasma llamado “homologación” haga su aparición en el mundo de las sound systems. Probablemente sea debido por esta situación de falta de seguridad auditiva, pero sin duda también se le están sumando las quejas de los dueños de locales que afirman que los sound systems son fiestas alegales que no siguen su particular penuria de alquileres, licencias, leyes acústicas, etc.

Así que quedamos a la espera de ver que ocurre con esta nueva amenaza para la cultura, ya que como sabéis hay una amplia legislación sobre la salud auditiva en todas sus vertientes, es decir, en el medio ambiente, en el mundo laboral, domicilios, etc. En estas normativas, el ruido se trata en un sentido muy amplio que comprende tanto el ruido propiamente dicho, perceptible en forma de sonido, como las propias vibraciones. Ambos casos se incluyen en el concepto de “contaminación acústica” cuya prevención, vigilancia y reducción son objeto de la ley.

Mas Jahma Sound. Photo by: Dominique Pozzo © Roots Yard 2016