A un par de días del 01 de julio, el Día Internacional del Reggae; le dedicamos unas palabras a uno de los personajes más importantes de este género musical: King Jammy.

No obstante, a finales de año, el legendario estudio de este productor albergará un Museo que nos mostrará la vida y obra de Lloyd ‘King Jammy’ James.

El Museo de King Jammy

Desde hace ya muchas décadas, un sinfín de artistas y amantes de la música han pasado por el King Jammys Recording Studio, situado en el número 38 de St Lucia Road en Waterhouse, al oeste de Kingston. En esa dirección, King Jammy, uno de los talentos más prolíficos del Reggae, escribió algunas de las páginas claves en la historia de la música popular jamaicana.

Precisamente, en ese mismo edificio se situará el Museo, más concretamente en el segundo piso. Evidentemente, allí se podrán encontrar los equipos que este famoso ingeniero ha utilizado en su carrera, como su primera mesa de mezclas, su primer grabador o el Casio del «Sleng Teng». Además, también tendrá un salón de actos donde se podrán visionar películas y documentales centrados en la historia King Jammy.

En la actualidad, en la planta baja se puede encontrar el estudio original donde grabaron los más grandes artistas de todas las épocas, como por ejemplo Dennis Brown, Gregory Isaacs o Shabba Ranks, entre muchísimos otros. Por cierto, el estudio que usa hoy en día está localizado en el segundo piso y está adyacente al espacio diseñado para el museo.

El Museo de King Jammy

La historia de Lloyd James

En realidad, Jammy exploró por primera vez su interés por la música cuando era tan sólo un adolescente. Él y otros aprendices, como Scientist, trabajaron con el maestro Osbourne ‘King Tubby’ Ruddock, otro ilustre ingeniero de sonido de la historia musical del planeta, quien también era dueño del sistema de sonido Hometown Hi-Fi. Por entonces, Lloyd era conocido como Prince Jammy. Poco más tarde, arrancó con su propio sound system, el famoso King Jammy’s Super Power; y su leyenda comenzó a crecer.

A finales de los 70, a medida que la influencia de su sound system creció, James se aventuró en la producción musical. De hecho, King Jammy ayudó a sacar adelante a talentosos artistas como Nitty Gritty, Echo Minott o Tenor Saw. Asimismo, en su larga lista de creaciones podemos encontrar el imprescindible Sleng Teng Riddim, reconocido como el primer ritmo electrónico de la historia musical de Jamaica. Con este riddim, publicado en 1985, King Jammy allanó el camino para la posterior era digital. Es más, de su técnica ha evolucionado la música electrónica que podemos conocer desde mediados de los ochenta.

Igualmente, el Sleng Teng fue clave para el reinado del Dancehall en esa década. Sin embargo, el formato digital no tuvo tanto éxito en sus inicios, al ser menos propicio para las mezclas de Dub que el sonido de los instrumentos en directo capturados por los equipos analógicos. De todos modos, la demanda de música en Jamaica era tan importante, junto a la reducción de los costes y el tamaño de los equipos de grabación; provocó que los sistemas digitales se expandieran por todo el planeta.

spannabis2020_2