A pesar de que su carrera profesional fue relativamente corta, Phyllis Dillon logró una gran repercusión en la música popular jamaicana. De hecho, es una de las cantantes más reconocidas del Rocksteady y del Early Reggae.

Del mismo modo, tampoco hay que olvidar que Dillon ayudó a romper las barreras de una industria musical que estaba dominada por los hombres.

Por todo esto, hoy queremos rendirle un tributo, ya que se cumplen 15 años de su muerte.

15 años sin Phyllis Dillon

¿Quién es Phyllis Dillon?

Phyllis Dillon nació en 1944 en Linton, St. Catherine, una localidad situada en el centro de la isla de Jamaica. Bendecida con una dulce voz, Phyllis comenzó a cantar en la escuela y la iglesia. Más tarde, lideró una banda llamada The Vulcans. En un concierto en Kingston con esta formación, fue descubierta por el guitarrista Lyn Taitt, quien le sugirió que fuese a ver al omnipresente Duke Reid. Por entonces, Phyllis sólo tenía 19 años y todavía vivía en casa de su familia. En 1965, firmó con Reid y, curiosamente, nunca grabó con ningún otro productor, algo muy inusual entre los artistas de la época.

Durante esa década y los primeros años 70, Phyllis Dillon le entregó un montón de canciones a Duke Reid y su sello Treasure Isle, que incluyen pistas originales y varias versiones de hits estadounidenses. No obstante, Dillon se convirtió en una sensación en Jamaica, tanto que su fama se expandió internacionalmente. Es más, se puede decir que Phyllis Dillon tuvo un papel fundamental a la hora de popularizar el Rocksteady en todo el mundo.

Sin embargo, esta maravillosa cantante se retiró paulativamente de la industria musical. Esto fue la consecuencia de su relación con Duke Reid, y el resto de personas que controlaban el negocio musical. Ellos no tuvieron en consideración la respectiva compensación monetaria por lucrarse con su voz, probablemente debido al machismo de aquellos años. Asimismo, la joven artista también deseaba pasar más tiempo con su familia, por lo que estuvo desaparecida durante mucho tiempo. Pero vaya, que no hay ninguna duda de que Duke Reid se aprovechó con el talento de esta maravillosa cantante.

Sus años más fructíferos

La soprano nos dejó un emocionante legado, principalmente en la época dorada del Rocksteady. Su primer single, la hermosa «Don’t Stay Away», vio la luz en 1967 y rápidamente se convirtió en un éxito local. Por cierto, un tema que contaba con el respaldo musical de Tommy McCook y The Supersonics. A esta primera joya, le siguieron una serie de canciones que hicieron que su leyenda se expandiese por toda la isla.

Por ejemplo, grabó duetos como «Right Track» con Alton Ellis, a quien cita como una de las figuras que la alentó profesionalmente. Asimismo, también apareció junto a Hopeton Lewis en otro gran éxito como fue «Walk Through This World with Me». De su discografía en solitario nos gustaría destacar el famoso «Perfidia», la popular canción escrita por Alberto Domínguez en 1940. Sin olvidarnos de otras pistas mágicas como «Rock Steady», «‘I Wear His Ring'», «Dont Touch Me Tomato», «Nice Time», «Woman In The Ghetto» o «We Belong Together».

Como decíamos, a pesar de todo su éxito, no ganó dinero con sus grabaciones y, por entonces, siguió viviendo con sus padres en Linton.

LP One Life To Live. 15 años sin Phyllis Dillon

Los últimos pasos de su carrera

Cansada de todo esto, Dillon se fue a Nueva York a finales de 1967. Al intercambiar el entorno rural de Linton por la gran ciudad, y después de varias ocupaciones temporales, encontró empleo en un banco donde trabajó durante décadas. Al principio, aparecía por Jamaica dos veces al año, aprovechando su tiempo de vacaciones para grabar con Reid. Igualmente, también viajó a Londres para hacer shows, aunque  la mayor parte del tiempo la pasaba criando a su familia. En 1972, publicó un LP llamado One Life to Live, pero abandonó su carrera musical poco después. En la década de los 90, regresó momentaneamente después de que Michael Bonnet la animase a comenzar a actuar de nuevo. Se la pudo ver en Reino Unido, Alemania y Japón.

Lamentablemente, a principios de los 2000, se le diagnosticó un cáncer. La embajadora del Rocksteady falleció el 15 de abril de 2004 en Long Island, Nueva York, a la edad de 59 años, después de una dura batalla contra el cáncer. 5 años más tarde, en 2009, Dillon recibió la Orden de Distinción por el gobierno de Jamaica.

Y como hoy se cumplen 15 años de su desaparición, os dejamos con una lista de reproducción de spotify con algunas de sus mejores canciones. Sin más, este ha sido nuestro pequeño tributo a la añorada Phyllis Dillon.

nowa-2019
far-2019-general