Chronixx, de nombre real Jamar McNaughton, se encuentra ahora mismo en EE.UU. presentando lo que pronto será su nuevo álbum Chronology.

En una entrevista reciente en Fader, el joven artista jamaicano ha explicado como aprendió a través de la música los entresijos de la política y, a su vez, se acercó un poco más a Dios.

El mensaje de Chronixx alcanzó el éxito mundial con su hit «Here Comes Trouble», un single que en su día sirvió para anunciar un cambio radical en la música jamaicana, que consistía en su vuelta a las raíces frente a la tendencia de aquella época al Dancehall.

Ahora, en su nuevo disco, la innovación llega aplicada en los ritmos y los sonidos. Los dos primeros ejemplos que hemos podido encontrar de Chronology son las canciones «Majesty» y «Likes», que ya habrás podido escuchar si sigues las publicaciones de DotheReggae, aunque en este mismo post también las puedes encontrar por si no estuvisteis atent@s en su momento.

A continuación os ofrecemos un resumen de una entrevista reciente con el artista donde nos habla de sus influencias Rasta y el estado de la música jamaicana hoy en día en un entorno político bastante complejo.

¿Cuál es el mensaje de Chronology?

El mensaje está principalmente en el sonido. Siempre trato de recordarme a mí mismo lo poderoso que es el sonido de la música. Hemos llegado a un lugar en el negocio de la música donde pensamos que lo que estamos diciendo es más importante que cómo suena. En este disco, la gente se enamorará de una canción debido a cómo se siente y no necesariamente por lo que se diga en ella. He pasado mucho tiempo trabajando en las vibes, ya que como jamaicano sé que hay mucha gente que no se podrá identificar con nuestras historias. Y no porque nuestras historias sean raras, sino por la forma en que las contamos. La gente tiene que sentirse atraída primero por el sonido de nuestra música y luego finalmente decir: «Oh, eso es lo que está diciendo».

Chronology está inspirado en las diversas formas en que la música jamaicana se ha manifestado en los últimos 50, 60 años. Es uno de esos proyectos que celebran la riqueza de la música que sale de Jamaica. Gracias a la música jamaicana hay un montón de música hermosa en el mundo. Todo, desde el Reggaeton, mucha de la música popular hispana de hoy en día y la música Pop en general, R & B, Hip-Hop. Y no quiero decir Reggae, porque aquí estamos hablando de la música jamaicana.

La música Reggae es uno de los diferentes sonidos que salen de Jamaica, existen 15 sonidos populares. Tenemos el Ska, el Rocksteady o el Mento. Por ejemplo, a partir del Dub se obtiene el Dubstep, que es la copia electrónica. Jamaica es el primer lugar del mundo donde se hizo hincapié en el bajo en una canción, donde este sonido se convierte en la melodía principal de la canción. El Reggae es una música experimental y es por eso que ha tomado tantas formas en todos estos años. Hoy existe un nuevo sonido, pero sigue siendo de Jamaica.

Se te ha identificado como el líder del «Reggae Revival». ¿Qué piensas sobre esta etiqueta?

Tienes que entender, como artistas, que hay arte y hay personas que escriben sobre arte, que son la gente que lo dan a conocer y lo promueven. Para poder promocionar algo hay que tener un buen eslogan, un buen logotipo, y creo que el «Reggae Revival» es sólo una de esas cosas. En lugar de escribir un párrafo para decidir lo que somos, la gente sólo se le ocurre esa expresión.

Pero para describir realmente lo que está sucediendo ahora, yo diría que es la continuación de un gran sonido y una gran música que de otro modo podría haber sido simplemente ignorada. Creo que al principio no nos dimos cuenta, obviamente, estábamos tratando de hacer algo que fuera significativo. Lo que hacíamos era más importante de lo que pensábamos. Esa es la verdadera reactivación del reggae. Para crear la música reggae, tienes que estar en una meditación, tienes que ser parte de una meditación. Pero hay que ser serios al respecto y por eso se obtiene el nivel de respeto que se tiene cuando se completa un proyecto de Reggae, porque la gente sabe que no es fácil tener tres vientos en una habitación, los teclistas, los ingenieros de sonido…

Tu padre, conocido artísticamente como Chronicle, fue un cantante de cierto renombre. ¿Esto te condujo a pasar mucho tiempo en el estudio?

Todavía es un cantante. Él fichó por el sello Massive B de Nueva York. Él, Buju Banton y algunas otras personas. Creo que su música no se gestionado adecuadamente. Es decir, él esta en una sello decente, pero los artistas se encargan de su propia administración y desarrollo. El talento necesita mantenimiento.

Pero sí, yo me encontraba en el estudio y por allí pasaban una gran cantidad de artistas. Para mí en ese momento, si yo estaba en el estudio y veía entrar a Sly y Robbie sabía que el juego había terminado. Es un trabajo serio. He llegado a ver a Obeah, un teclista muy bueno. También ví a Dalton Brownie tocar la guitarra. Estuve en sesiones con un montón de grandes músicos de The Firehouse Crew, como Danny Bassie. Estas fueron algunas de las personas que formaron parte de la música más popular en Jamaica. Además, Dalton Brownie tocó el Drop Leaf Riddim, también gran parte de Bobby Digital y casi todas las líneas de bajo del sello Exterminator. Todo esto fue algo muy grande para mí. No lo estaba haciendo por nada en ese momento.

Sinceramente, no sabía hasta dónde iba a llegar en el negocio de la música. Pero yo sabía que no podía parar de aprender música. Cuando era un niño tomé la decisión, respecto a la música, de seguir aprendiendo y seguir practicando a lo largo de mi vida. Mi padre no tuvo que empujarme a la música. Desde los 12 años, yo ya estaba haciendo más música que le he visto a mi padre hacer. Estaba ensayando como cuatro o cinco veces a la semana, en un coro o una banda o yendo al estudio. Estaba oliendo la música por todas partes, en cualquier lugar encontraba música si buscaba donde estaba.

¿Cómo fueron tus inicios en la iglesia? ¿Cómo hiciste la transición a la música que haces ahora?

Estaba en el coro de los niños desde que tenía 11 años y al mismo tiempo estaba en el coro de los jóvenes. Era una iglesia llamada Light House Assembly Church of God. Los nombres de las iglesias es una cosa muy divertida. Tenía un paseo de diez minutos desde donde vivían mis primos en De La Vega City. Era un lugar muy musical. Cuando tenía 13 años, yo era el líder del culto en la iglesia, lo que significa que comenzábamos la ceremonia. Cuando se inicia, se cantan canciones e himnos durante dos o tres horas y a continuación viene la ceremonia habitual de la iglesia.

Estaba haciendo esto hasta que decidí que quería dedicarme a cosas que fuesen más útiles y significativas. Yo no quiero cantar a un dios que esta en el cielo. Eso es demasiado. No quiero cantar a un dios que no conozco, un dios que no puedo sentir. Esto fue debido a que estaba sintiendo mucho más la música de lo que estaba sintiendo al dios al que estaba cantando. Y en ese momento, no se trataba de ningún dios. Simplemente me encantó la música y el poder que tenía. A los 15 años, empecé a interesarme por la teoría de la música y aprendí las escalas.

¿Qué influencia ha tenido Rastafari en tu música?

Ante todo somos seres humanos. Y hay seres humanos que han elegido una forma de vida espiritual. Y para mí, lo que facilita mi vida espiritual es Rastafari. Es una evolución del día a día. La evolución y la revolución, ya que nunca somos los mismos. Rasta es un auto-aprendizaje y auto-aprendizaje significa que está siendo impartido por la creación, que eres tu mismo. Hasta el punto que nos fijamos en un árbol, y decimos este árbol es exactamente como yo. Nos fijamos en un río y vemos que el río está fluyendo igual que nosotros. Entonces empiezas a verte a ti mismo en todo. Rasta es lo que nos enseña la unidad y a situarnos en el universo. Por lo tanto, se convierte en la pieza central, en el universo eres un microuniverso, somos un microreflejo del universo.

Rasta desempeña un papel en la vida, porque rasta es la fé viviente (Livity). La música es una parte de esta fé, pero la fé no es una parte de la música. No vivimos como parte de nuestra música. Nuestra música es una parte de nuestra vida. Así que todo llega en virtud de lo que nuestra vida refleja, ¿sabes lo que quiero decir? Nuestra música es parte de nuestro modo de vida espiritual. Tenemos que dar a nuestro espíritu y a nuestro cuerpo lo que necesita. Eso es lo que realmente es Rastafari. Se enseña la verdad de la vida, es sencillo, las cosas que son tan simples que son pasadas por alto.

En 2013 fuiste un embajador de la paz en Nairobi durante las elecciones presidenciales de Kenia. ¿Crees que tu música puede lograr un cambio político en Jamaica?

La política en Jamaica, como sabéis, no tiene un futuro muy brillante Y no es nada malo. Es algo bueno. Porque si la estupidez prevalece, entonces si será malo. Pero si la estupidez finalmente desaparece y da un paso hacía una naturaleza más racional y piadosa, eso será algo bueno. En última instancia, llegará un colapso y dará paso a algo más sostenible, ya que lo que estamos experimentando ahora mismo en Jamaica no es sostenible.

Los partidos no son el problema. Es la constitución con la que no se puede trabajar. No puede funcionar. No es sostenible. No es adecuado para alguien que vive en un país tropical con tanta inspiración entre la gente y con tanto talento. La constitución no fue escrita para facilitar eso. Todos lo sabemos. Una gran parte de las leyes y la política de Jamaica fue diseñada para suprimir nuestra cultura, que es lo más importante para nuestro país. Yo lo acepto el 100%. Así que para mí, no es un problema. Las cosas funcionan por sí solas. Lo que no va a funciona, no va a funcionar. Y lo que va a funciona, va a funcionar. Esa es la única esperanza que tengo. No soy una persona que trate de tener esperanza y fe en cosas que no tienen sentido. Como una persona espiritual, no puedo sentarme y esperar algo que no puede funcionar. Incluso los milagros, son debido a que pueden ocurrir que se produzcan. No es porque no puedan pasar. Si no pudiesen pasar, no sucederían.

Es un hecho que la cultura es todavía muy importante para los jamaiquinos y la cultura es el producto número uno que sale de Jamaica, esto es un milagro. No se puede culpar a los políticos individuales. Porque una vez que se entra en la política, sus manos se ven atadas. Y te debes a la política. Al igual que un policía ha jurado apoyar la fuerza policial. Y lo llaman una fuerza, pero ¿sabes por qué lo llaman una fuerza? Debido a que obligan que las cosas sucedan. No las permiten o las facilitan. Rasta facilita que las cosas sucedan. Estamos tratando de facilitar y aprovechar la luz del sol y las diferentes energías o las hierbas naturales. Ellos están tratando de forzar que las hierbas crezcan. No tengo ninguna esperanza en la política. La política en general es ir hacia atrás. La política es de hace 2.000 años. Fue entonces cuando la política era cool. César vestía con una bata y decía: «yo soy César», pero ahora alguien dice «Yo soy el primer ministro de Jamaica» y eso es estúpido. Rasta no trata de eso. Rasta consiste en tratar con amor.

Ahora está saliendo muy buena música de Jamaica con artistas como Popcaan, Dre Island, Jah Bouks, Jah9, Protoje, Kelissa, Kabaka Pyramid y otros. ¿Es el momento de hacerse fuerte en los números o hay una competencia sana entre los artistas?

Todo es parte de una misma canción. Sólo tengo que asegurarme de que mi verso en la canción suena bien. Pero todos somos parte de una canción durante todo el camino. Así que cada uno contará su lado de la historia. La parte del verso de Popcaan suena bien, pero tenemos que asegurarnos que toda la parte de la historia suena como debe. Pero la historia incluye la totalidad de lo que se dice. Es sólo que se trata desde un lugar diferente, un punto de vista diferente. Todos hemos crecido en la misma mierda de Jamaica. En el mismo «shitsmen» (shit + system) de Jamaica, que puede ser muy bonito veces. Me gusta mucho esa parte hermosa.

rototom-2022