Joseph Hill fue el carismático líder de una importantísima banda llamada Culture.

Sin duda, este artista fue uno de los principales exponentes de la cultura musical jamaicana.

Joseph Hill, el líder de Culture

Los primeros pasos

Joseph Hill nació el 22 de enero de 1949 en el distrito de St. Catherine, una zona situada en el sureste de Jamaica. El pequeño Hill creció en una familia cristiana. Por esa razón, como casi todos los cantantes de su época, comenzó a cantar en la iglesia cuando era niño, más concretamente a la edad de seis años.

Ciertamente, su relación profesional con la música comenzó cuando grabó como percusionista en el prestigioso Studio One con The Soul Defenders, una mítica banda donde también estuvieron otros héroes de esta cultura como Leroy Sibbles o Jackie Mittoo. Igualmente, también es interesante destacar de sus principios que Hill tocó en los primeros años 70 con Glen Washington en dos grupos llamados C35 Incorporated y Stepping Stone.

Y llegó Culture

Más tarde, en 1976, Joseph Hill fundó Culture con quien grabó más de veinte discos a lo largo de toda su carrera. En esta formación, se pudieron escuchar a su lado las ricas armonías vocales de Albert Walker y Kenneth Dayes. Aunque en los 90 Kenneth Dayes le dejó su lugar a Telford Nelson.

En realidad, a pesar del paso del tiempo, Culture siempre mantuvo un fuerte compromiso a la hora de divulgar con su música un mensaje contra las injusticias, la violencia, la pobreza, la corrupción o el racismo. Pero eso si, siempre con una sonrisa en los labios. No obstante, si alguna vez hubo una persona que buscaba conocer a Jah y servirle mejor, ese era Joseph Hill. 

Un extenso legado musical

Quizá el éxito que catapultó a Culture a la fama fue su «Two Sevens Clash», una canción que nos contaba lo que pronosticó Marcus Garvey sobre la llegada del fin del mundo el 07 de julio de 197. Por cierto, una pista que se supone que inspiró a Joe Strummer para dar el nombre a sus archiconocidos The Clash.

Y si seguimos hablando de los temas más importantes de esa primera época, entonces, hay que hablar de «International Herb», uno de los ‘ganja tunes’ más reproducidos de todos los tiempos. Y bueno, tampoco habría que olvidar canciones como «Natty Never Get Weary», «Stop Fussing and Fighting», «Zion Gate», «Innocent Blood», «See Them a Come» o «I’m Not Ashamed», entre muchas otras.

Su marcha

Sin embargo, a pesar de la devoción de Hill a los valores Rastafaris tradicionales de pureza, simplicidad y justicia, el artista tuvo una debilidad que le condujo a la muerte: el alcohol. Su viuda, Mama Pauline, declaró que la causa de su muerte fue una cirrosis hepática. Este triste hecho tuvo lugar el 19 de agosto de 2006, cuando Hill tenía 57 años.

La muerte de Hill en Berlín, mientras estaba en medio de una gira europea, sorprendió al mundo de la música. Su hijo, Kenyatta Hill, que por entonces hacia las labores de técnico, asumió el papel de vocalista principal. Esto permitió a la banda continuar con su gira. De hecho, Kenyatta es quien lidera la banda actualmente.

rototom-2022