Las temáticas de las letras de la música Reggae siempre han girado alrededor de asuntos como la corrupción, la prohibición y todo ese tipo de imposiciones que recortan las libertades del ser humano.

Estas letras han sido adaptadas a sus vivencias por prácticamente la totalidad de artistas no jamaicanos que componen la gran familia del reggae, pero con demasiada frecuencia son composiciones sin sentimiento alguno.

Por ello, hoy vamos a tratar la dura realidad de uno de esos temas. Como habrás escuchado en cientos de canciones jamaicanas, las personas más pobres del país sienten que son perseguidas por la policía y como comprobaréis en este artículo para nada están exagerando.

jamaica-resistencia 05

Este hecho lo han denunciado muchos artistas jamaicanos a través de su música y ciertamente han sido capaces de compartir esa horrible experiencia de violencia policial con el resto del mundo.

Uno de estos ejemplos podría ser Barrington Levy, quien supo capturar con precisión el comportamiento de la policía en su canción «Murderer», donde revelaba una situación muy común en las comunidades de la clase obrera de la isla cuando decía:

«Vienen a mi área para matar a los jóvenes que no visten con chaqueta y corbata, y luego van al juzgado para contar mentiras. Son unos asesinos».

barrington-levy-murderer-grade-one
En Jamaica, la policía ejerce de una forma muy brutal la vigilancia a la clase obrera africana. Por ello, todas esas condiciones de opresión han dado a luz a la resistencia como os contaremos a continuación.

Actualmente, los Jamaiquinos están recordando el 6º aniversario de la trágica masacre de Tivoli Gardens, que fue sin duda alguna una guerra de clases como os contábamosmos en el número 09 de la revista impresa, ya sabes, la única publicación dedicada al reggae en este territorio y gratuita.

El 24 de mayo de 2010, al menos 74 civiles murieron a manos de una fuerza combinada de unos 800 soldados y 370 oficiales de policía. Ellos tenían la misión de capturar a Christopher «Dudus» Coke que estaba atrincherado en la comunidad de Tivoli Gardens, pero a pesar de la matanza ese día no fue arrestado. Dudus era buscado para ser extraditado a Estados Unidos por tráfico de drogas y tráfico de armas.

jamaica-resistencia 03

Los residentes de Tivoli Gardens acusaron a la policía de llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales y otros actos de brutalidad. Un trabajo de investigación del Instituto de la Defensa Pública decía que las ejecuciones extrajudiciales por parte de los policías podrían haber provocado la muerte de 44 víctimas en aquella masacre, es decir, más de la mitad de las muertes. Para más información sobre las ejecuciones extrajudiciales podéis consultar este link de Amnistía Internacional, quienes afirman que Jamaica tiene una de las tasas más altas del mundo de muertes por disparos de la policía.

Otro reciente informe de la Comisión de Investigación de West Kingston documenta las circunstancias que llevaron al baño de sangre y también le da credibilidad a la afirmación de la comunidad. El informe señala que el comportamiento de algunos miembros de las fuerzas de seguridad fue desproporcionado e injustificable, y recomienda una disculpa parlamentaria por los excesos de las fuerzas de seguridad. Además, el informe apoya las indemnizaciones para reparar el trauma causado a dicha comunidad.

De acuerdo con el informe de Human Rights Watch de 1989, entre los años 1979 y 1989, la policía mató a un promedio anual de 208,3 jamaiquinos, que era un cifra bastante sorprendente si se compara con la cifra anual de 700 personas asesinadas por la policía en los Estados Unidos. Durante ese período, la población de Estados Unidos era 100 veces mayor que la de la isla.

jamaica-resistencia 06

En 2015, fueron asesinados 106 civiles por la policía jamaicana. Ahora Jamaica tiene una población de 2,8 millones de personas. Mientras que en los Estados Unidos murieron un total de 1208 civiles con una población de 321,8 millones de personas, es decir que en EE.UU. mueren a manos de la policía menos habitantes per cápita que en Jamaica, ya que la población de Estados Unidos es ahora 115 veces más grande que la de Jamaica.

No hay que olvidar que las muertes por disparos son simplemente la representación más dramática de la violencia policial. Sin embargo, las agresiones físicas, detenciones arbitrarias, torturas, humillaciones, agresiones sexuales, extorsión, robo, intimidación de testigos y la creación de pruebas falsas son otros actos de violencia que se están llevando a cabo contra el pueblo jamaicano.

Curiosamente, fue Michael Manley, con sus políticas socialistas y reformistas, quien intensificó las tendencias asesinas de la policía en las comunidades de la clase obrera. En abril de 1974, el gobierno aprobó unas leyes que comprometían los derechos humanos y que dieron cobertura legal a la impunidad de la policía. Esta cultura de la violencia policial contra la población civil también ha sido apoyada por otras administraciones.

jamaica-resistencia 07

Por cierto, como es conocido en nuestro territorio y en tantos otros lugares, en Jamaica se ha debilitado la solidaridad de la clase obrera al separarles a través de dos partidos políticos. Efectivamente, estamos hablando del bipartidismo tan efectivo para el sistema.

Llegados a este punto, es fácil de comprender que las comunidades de las clases obreras, que llevan tanto tiempo aguantando el peso de la violencia policial, necesitan organizarse colectivamente con el fin de luchar contra ese problema. Por ello, se están creando organizaciones para poder resistir ante esa opresión de las fuerzas de seguridad. Cada comunidad necesita un grupo de control para planificar, dirigir y ejecutar las actividades que se necesitan para aplastar la brutalidad policial.

La llamada a la cooperación se llevará a cabo sobre la base de la experiencia común. Las comunidades crearán una federación que permita desarrollar una estrategia a nivel nacional, compartiendo recursos y coordinando la lucha, que funcionaría como una especie de ejercito en los barrios pobres de la isla.

jamaica-resistencia 08

También sobrevuela la idea de crear estructuras alternativas de seguridad comunitaria, ya que ellos han comprobado que la policía en su zona sólo existe para servir y proteger el poder de la élite. Por ejemplo, en muchas comunidades de la Región Metropolitana de Kingston ya existen estas estructuras alternativas y son llamadas The Defence Crew.

Estos grupos de civiles ya se han hecho cargo de una serie de funciones de la policía, pero ahora podrían ampliarse para incluir la protección contra las ejecuciones extrajudiciales y otros actos de violencia policial. Para ello, a estos miembros de grupos de defensa se les tendría que formar con el fin de transformarlos en partidarios de la liberación.

Con estas acciones se podría volver a reconstruir la solidaridad de la clase obrera, ayudar a las víctimas de la violencia policial, etc. Sin duda, la respuesta organizada a la violencia policial sería una parte esencial de la lucha de clases y la auto-organización de la clase obrera de Jamaica.

jamaica-police

spannabis2020_2