En prácticamente la totalidad de bashments a los que asistimos las personas que amamos esta cultura, nos encontramos con temas exclusivos de los selectores o sound systems. Estas pistas especiales son llamadas Dubplates.

Para situar históricamente el origen de los Dubplates, nos tendríamos que ir hasta la época de la máxima rivalidad entre Coxsone Dodd y Duke Reid, así que ¿preparad@s para viajar en el tiempo?

El inicio de historia que nos explica el camino hacia la exclusividad lo podemos situar en los primeros pasos dirigidos a la creación de los monopolios de Coxsone Dodd y Duke Reid, cuando realizaban sus primeros viajes especiales a Estados Unidos en busca de discos que ningún otro sound system tuviese. Más tarde, siguiendo una lógica progresión, ambos pasaron a importar ellos mismos esos registros para realizar su distribución en Jamaica. Precisamente, esto fue lo que consolidó aún más su dominio sobre el mercado musical, porque ahora controlaban la oferta.

La escalada de tensión musical entre las dos propuestas desencadenó una serie de enfrentamientos sonoros en la década de los 50. Uno de los sucesos históricos que pueden describir aquellos días era el supuesto tema exclusivo de Coxsone Dodd llamado “Coxsone Hop”. En realidad se trataba de un tema de Willis ‘Gator’ Jackson titulado “Later for Gator”, que Dodd renombró como “Coxsone Hop”, pero que este lanzaba como un tema exclusivo en sus selecciones, lo que generaba una tremenda locura entre el público.

Esta canción sirvió como un desafío desalentador para sus oponentes. Es decir, el contraataque tendría que tener al menos el mismo grado de intensidad si querías seguir vivo, musicalmente hablando. Por esa razón, Duke Reid se obsesionó con esta supuesta canción especial, con la intención de desenmascarar a Dodd, hasta que por fin encontró una copia en EE.UU. del tema original. Entonces, Reid anunció que iba a hacer un baile especial en el que enterraría a Coxsone, porque iba a tocar todas sus ‘melodias especiales’. ¿Os imagináis lo que esa declaración pudo suponer en la isla?

Este tipo de sucesos fueron los que nos demuestran la seriedad a la que llegó el tener temas exclusivos en aquellos primeros años de sound systems. Los selectores ocultaban el origen de su música dejando las etiquetas en blanco para que nadie pudiese saber que es lo que estaba sonando, ya que los bailes solían estar llenos de espías de otras crews.

El siguiente paso es bien conocido, Coxsone Dodd fundó Studio One y Duke Reid su correspodiente Treasure Isle. Es decir, la exclusividad en las propuestas musicales de estos personajes se convirtió en más que un hecho, puesto que en aquel tiempo ellos controlaban, prácticamente de forma exclusiva, todas las grabaciones con los cantantes y músicos locales. Estos artistas, poco después, escribirían muchas de las páginas del libro de la historia de la música popular jamaicana. En ese tiempo, fue cuando los Dubplates se convirtieron en la pieza fundamental para erigirse como el Sound System supremo, pero nos guardaremos el resto de la historia para el siguiente capítulo.

No obstante, antes de finalizar, no hay que olvidar la figura de los Dancehall Crashers. Ellos eran Rude Boys contratados por los sistemas de sonido para reventar los bailes de sus contrincantes, que digamos que fue el tope dramático de esta competición musical. Duke Reid fue intimidante en este tipo de incidentes, aprovechándose de sus años como oficial de policía. Son muchas las historias que cuentan como Duke Reid mostró una preocupante obsesión por las armas de fuego. Además, tuvo un estrecho vínculo con la clase criminal jamaicana y las facciones del crimen organizado estadounidense. En sus bailes era aficionado a mantener una escopeta cargada colgada del hombro con la que anunciaría, en forma de disparos, sus diferentes opiniones sobre lo que estuviese ocurriendo.