Leroy Sibbles celebrará mañana 29 de enero su setenta cumpleaños. Es decir, estamos ante un buen momento para dedicarle unas palabras, ¿verdad?

La voz de este ilustre jamaicano formó parte de la historia más gloriosa de The Heptones. Pero además, Sibbles fue uno de los genios que nos mostraron las líneas de bajo que definieron al Roots Reggae.

70 años y coleando

Nombrar a Leroy Sibbles, sin duda, significa elevar el nivel de la conversación en cualquier charla sobre música. El magnífico músico y productor jamaicano nació el 29 de enero de 1949. Por ello, antes de comenzar a hablar de su larga historia, nos gustaría proponer a todas las personas que se consideran ‘reggae addicts’ que mañana le rindan un pequeño tributo personal en sus redes sociales para celebrar su 70º cumpleaños. Ya sabéis, etiquetándole y demás detalles habituales.

Los primeros años

Bien, Sibbles comenzó a cantar en la década de 1950, cuando era sólo un crio. A finales de esa década, Barry Llewellyn y Earl Morgan crearon The Heptones, más concretamente en 1958. Pero no fue hasta 1965 cuando Sibbles pasó a formar parte de las filas del famoso trío vocal. De hecho, se dice que hasta entonces, Sibbles fue rival de esta formación con un grupo que tenía con unos amigos. A partir de su incorporación, The Heptones comenzó a realizar sus primeras grabaciones para Ken Lack, con “School Girls” y “Gun Man Coming to Town”; aunque aquellas canciones no alcanzaron el éxito que esperaban.

Poco después, se llevaron sus composiciones al prestigioso Studio One del omnipresente Clement “Coxsone” Dodd’s, donde permanecieron hasta 1971. Durante ese periodo, The Heptones se establecieron como uno de los grupos más influyentes del Rocksteady, precisamente en lo que solemos denominar la época dorada de este género musical. Algunas de sus canciones más importantes fueron por ejemplo “Get in the Groove”, “Ting a Ling”, “Fattie Fattie”, “Got to Fight On”, “Sweet Talking” o “Baby”.

Heptones con el maestro Leroy Sibbles

La importancia de su bassline

Más allá de su trabajo como cantante y compositor, Sibbles contribuyó como bajista en la producción musical de Studio One a través del famoso grupo de estudio The Sound Dimension, también conocidos como The Soul Vendors. Estos músicos fueron los responsables de las melodías sobre las que cantaron artistas como Bob Andy, Alton Ellis, Horace Andy, The Abyssinians, The Gladiators, Ken Boothe, John Holt, Burning Spear, Dennis Brown, Slim Smith y muchos otros superhéroes de la música popular jamaicana.

Vaya, que los basslines que Sibbles desarrolló en las pistas de Studio One, junto a las aportaciones de otros grandes bajistas del momento, son los que definieron el espacio rítmico de la música Reggae. Algunas de esas referencias son el “Pass the Dutchie” de Musical Youth, “Satta Massagana” de Abyssinians, “Mr. Bassie” de Horace Andy, “Undying Love” de Ennest Wilson, “Foggy Road” de Burning Spear o el inolvidable Full Up Riddim.

La segunda etapa de Heptones

Regresando a The Heptones, después de su paso por la factoría de Coxsone Dodd, la formación continúo registrando ‘big tunes’ con productores como Lee Perry, Harry J, Niney The Observer, Clive Chin, Gussie Clarke, Prince Buster o Joe Gibbs. En realidad, en esta nueva época hubo un momento clave. Hablamos de su contrato con Island Records. En ese sello publicaron dos grandes discos como son Night Food (1976) y Party Time (1977).

Entre las canciones más importantes de esta etapa podemos degustar su “Sufferers’ Time”, “Mistery Babylon”, “Mr. President”, “Party Time”, “Babylon’s Falling”, “Mama Say” o el mítico “Country Boy”.

Su obra en solitario

Un año más tarde, en 1978, Sibbles abandonó el trío vocal para comenzar su carrera en solitario, siendo reemplazado por Dolphin “Naggo” Morris. Por cierto, también es importante recordar que anteriormente se casó en Canadá, más concretamente en 1973, lo que provocó que se mudase a dicho país donde residió durante muchos años.

Y ya que anteriormente hemos hablado de productores, en su carrera en solitario también trabajó con otros grandes nombres como Lloyd “Bullwackie” Barnes o Augustus Pablo. De todos modos, Sibbles se produjo a sí mismo principalmente. Su primer trabajo en solitario fue Now, que fue publicado en 1980 por el sello Micron, donde también registró Strictly Roots (1980) y On Top (1982). A estos trabajos le siguieron The Champions Clash (Kingdom 1985) o Selections (Leggo Sound 1985).

A mitad de la década de los 90, con más de 40 años a sus espaldas, Sibbles regresó a Jamaica y se convirtió en una parte esencial del renacimiento del Rocksteady. Además, siguiendo su legado discográfico, en ese periodo publicó discos como It’s Not Over (VP 1995) y Come Rock With Me (Heartbeat 1999). Una vez cruzada la frontera temporal del nuevo milenio, Sibbles no pudo continuar al mismo nivel artístico de las décadas anteriores, lógicamente, aunque para nuestra alegría no dejó de grabar y actuar.