Desde su origen, el Reggae siempre ha seguido la fuerte tradición de la música en vivo. Algo que, sin duda, ha marcado fuertemente las necesidades musicales de sus seguidores

Ahora, como es lógico, Con el paso del tiempo y los avances tecnológicos, muchos productores han adaptado las técnicas de trabajo para alcanzar ese sonido directo en su forma de programar los riddims.

Ciertamente, un ritmo programado inevitablemente carecerá de la dinámica y la sensación de un registro interpretado por instrumentistas, ya sea por psicoacústica o por la propia humanidad del proyecto. Sin embargo, los productores de Reggae han estado programando Riddims desde la década de los 80. El caso es que hoy en día, el software moderno les brinda una infinidad de herramientas para poder ofrecernos una extensa gama de sonidos vibrantes.

Esta evolución en las técnicas de grabación ha dado lugar a una gran cantidad de géneros musicales. Algunos de ellos los podemos englobar dentro de la música popular jamaicana, como el Dancehall o el Dub, pero hay otros muchos que han desembocado en ritmos tan populares como el Dubstep, el Raggajungle o incluso el Techno. Si os apetece saber un poco más os recomendamos nuestro artículo titulado “Dub, la revolución musical jamaicana”.

Regresando a nuestra cultura, y teniendo en cuenta la existencia de los diferentes métodos de creación musical, hay una serie de pautas generales dentro de la Reggae music que hoy queremos comentar. Hablaremos del One Drop, el Skank y el Bassline.

One Drop

El ritmo One Drop distingue al Roots Reggae de otros estilos, ya que se caracteriza por el dominio de la caja y el bombo sonando en el tercer tiempo de cada cuatro. Como el primer golpe deja un vacío, provoca como una espera a lo “efecto gota”, es decir el One Drop.

Se puede afirmar que este es el ritmo por excelencia en la música Reggae. El One Drop es nuestro amado uno, dos, TRES, cuatro. Pero, por ejemplo, en las canciones que englobamos dentro del Rockers podemos encontrar un bombo constante en cada octava nota (corchea), originando este otro estilo. De hecho, también se puede observar otra pequeña variación en lo que llamamos Steppers, donde el bombo está constante en cada negra.

Hay una historia de un batería jamaicano que decía: “Éramos demasiado pobres para pagar un pedal de bombo y el 3 es nuestro número favorito, así que dejamos al resto de compañeros que rellenasen el ritmo”.

Skank

El complemento esencial para el One Drop y el que le da ese énfasis de optimismo, es el Skank. Un ritmo que suele ser tocado por la guitarra, aunque a veces los teclados también participan en los acordes del ‘Skanking’, incluso sustituyéndola.

El Skank más reconocible es ese sonido tan característico del Reggae al que solemos denominar como ‘el rasgueo’ de la guitarra. Sin duda, una forma casi percusiva de tocar este instrumento en acordes cortos, como música offbeat que es, sonando simplemente en el segundo y cuarto tiempo de cada cuatro.

Ya puestos, es el momento de recordar el estilo de baile conocido como Skanking, de donde le viene el nombre a este tipo de ritmo, que fue muy común en el Ska, el Rocksteady, el Reggae o, más tarde, hasta en el propio Jungle. Este baile se originó en los Dance Halls de Jamaica entre los años 50 y 60.

Bassline

No hay ninguna duda de que el Reggae ha sido internacionalmente conocido por sus burbujeantes líneas de bajo. Y en realidad es hasta lo más normal, ya que no es exactamente fácil crear líneas de bajo que sean creativas, melódicas, hipnóticas y a la vez minimalistas, como las que definen al Roots Reggae.

Por lo general, las líneas de bajo del Reggae siguen la progresión de los acordes de la canción. Además de reproducir estos tonos, o un conjunto más pequeño de ellos, la línea de bajo generalmente es la que proporciona todo el impulso rítmico subyacente.

Para poder entender la relevancia del bassline en la historia de la música de este planeta, habría que haber escuchado a Leroy Sibbles, Robbie Shakespeare, Aston “Family Man” Barrett y muchos otros. Vaya, que quizá la frase anterior sea una de las más importantes de este artículo, pero tampoco nos olvidemos de buscar el ‘bass’ en los nuevos sonidos que han surgido de la evolución de la música popular jamaicana.