De nombre real Carol Theresa East, la mítica Sister Carol nació el 15 de enero de 1959 en Kingston.

Es decir, hoy se cumplen 60 años de la llegada a este mundo de una de las más importantes deejays de la historia musical jamaicana, también conocida como Black Cinderella o Mother Culture.

Sus primeros pasos

Sister Carol creció en Denham Town, una zona de West Kingston. Su padre, Howard East, era ingeniero de radio en RJR, la estación de radio número uno en Jamaica en aquellos años. Asimismo, Howard fue parte muy importante en las sesiones de grabación de Studio One y Treasure Isle. Digamos que esta fue una de las razones por las que Carol se involucró en los orígenes de la escena musical jamaicana.

En 1973, a la edad de 14 años, su familia emigró a Brooklyn, Nueva York, donde Carol maduró como artista. En 1981, recién graduada en el City College de Nueva York, tuvo su primer hijo. Precisamente en esa época fue cuando conoció a Brigadier Jerry, un famosísimo artista jamaiquino, quien fue su mentor. Él la introdujo en el estilo deejay que por entonces dominaba el Dancehall jamaiquino. Por cierto, Brigadier Jerry es el hermano de otra de las grandes estrellas de la isla, Sister Nancy.

La confirmación

En aquellos años 80, existía una próspera escena Dancehall en Nueva York, lo que llevó a la joven Carol a ascender rápidamente entre el resto de artistas a través de múltiples premios, apariciones en la televisión, papeles en películas, etc. Pero quizá uno de los momentos más importantes de esos primeros años fue cuando realizó una gira con uno de los mejores tríos vocales jamaicanos del momento, The Meditations. Esa oportunidad le abrió las puertas para que grabase su primer trabajo Liberation for Africa, registrado ​​en Serious Gold en 1983. Al que luego le siguió Black Cinderella, publicado a través de Jah Life en 1984.

Para que os hagáis una idea de su reconocimiento en el movimiento Dancehall durante esa época. Por ejemplo, Sister Carol dominó la escena musical ganando el codiciado título de “Mejor DJ femenina” durante cinco años consecutivos, de 1983 a 1987. Por entonces, más cocretamente en 1989, formó su propio sello discográfico llamado Black Cinderella. Ese mismo año grabó otro de sus trabajos más importantes, Jah Disciple. A lo largo de su carrera ha publicado más de diez LPs, entre los que también cabría destacar su Lyrically Potent (1997), un trabajo por la que estuvo nominada a los Grammy.

Una verdadera pionera

No hay ninguna duda de que Sister Carol es una de las primeras mujeres en el Reggae. Ella es una warrior queen, quien nos ha impregnado con su energía durante varias décadas en una industria musical dominada por los hombres. ¿Os imagináis con todo lo que tuvo que lidiar esta artista? Ojo, tampoco se puede negar que hoy en día las mujeres todavía se enfrentan a ciertos desafíos. Algo que afecta desde su imagen a sus propias canciones.

En cambio, la música de Sister Carol siempre nos ha ofrecido un mensaje social para las personas de todo el mundo, que contiene una clara herencia cultural jamaicana. Sus letras, tan conscientes, poderosas y rudas, son justamente lo que este mundo siempre ha necesitado.