Cuando se habla de una sustancia «especial» dentro de la música Reggae es normal que se nos venga a la cabeza la marihuana, ya que hay un verdadero sinfín de canciones que nos recuerdan los supuestos beneficios de la planta.

Sin embargo, la cocaína y sus usuarios han sido vilipendiados en esta música, aunque como veréis a continuación no siempre ha sido rechazada en el planeta Reggae.

En algunas partes del mundo los jamaicanos son conocidos por la venta de cocaína

En países como Estados Unidos o Inglaterra, a los jamaicanos no sólo les han atribuido la simpatía de la música Reggae, también son conocidos por su papel en la venta de la cocaína y, sobre todo, por la violencia desmesurada que se mueve alrededor de las bandas organizadas que se han establecido a lo largo de los años para controlar ese mercado.

Christopher «Dudus» Coke y Tivoli Gardens

Uno de los casos más sonados en estos últimos años es el de Christopher «Dudus» Coke, un «señor de la droga» jamaicano, quien fue extraditado en 2010 a EE.UU. por tráfico de drogas y armas. Detrás de esta historia se esconde la masacre de Tivoli Gardens, la comunidad de West Kingston donde Dudus estaba atrincherado. Ese triste episodio ocurrió el 24 de mayo de 2010 y, al menos, 74 civiles murieron a manos de más de mil efectivos entre soldados y policía. Pero a pesar de la matanza ese día Dudus no fue arrestado. Como muchos otros grandes traficantes, Dudus era protegido por el pueblo, ya que había entregado mucho dinero a su comunidad.

Si nos remontamos en la historia jamaicana. Estos capos jamaicanos son la herencia de todos los pistoleros que alimentaron los dos partidos políticos de Jamaica, el JLP y el PNP, con su sangrienta lucha fuera de las urnas. Por cierto, si deseáis saber más al respecto os invitamos a buscar información sobre bandas como «Fighting 69» o «The Spanglers & The Vikings», junto a los famosos Rudeboys.

La responsabilidad de la CIA sobre la cocaína

Por otro lado, siempre se ha rumoreado que la CIA fue la responsable de la llegada a la isla de la cocaína. Al parecer, fue una de sus herramientas para crear un importante grupo de personas armadas y violentas para desestabilizar el país y darle el poder a Edwar Sega (JLP). Esto se volvería en su contra un poco más tarde, cuando los jamaicanos se convirtieron en los pioneros del contrabando de cocaína en ciudades como Miami o Londres con la espiral de violencia que va unida al adjetivo de pioneros en este tipo de sustancias.

De hecho, hay algunos datos demoledores al respecto. Por ejemplo se calcula que entre 1980 y 1995 las bandas armadas de los jamaicanos asesinaron a más de 4.500 personas, convirtiéndose en el grupo más violento del crimen organizado en Estados Unidos.

Una vez situada la cocaína en Jamaica, ésta se introdujo a una velocidad increíble entre los jóvenes y eso fue debido a que los traficantes de marihuana cambiaron rápidamente su negocio por el polvo blanco ante las posibilidades que este les ofrecía. Para haceros una idea, siempre se ha dicho que los cárteles sudamericanos cambiaban su producto por marihuana con los jamaicanos, lo que ayudó a la prosperidad de este negocio en la isla y de ahí su posterior posicionamiento en Estados Unidos y Reino Unido como os hemos señalado.

El crecimiento del Dancehall gracias a los patrocinios por el negocio de la cocaína

Hay otro dato bastante importante que probablemente traiga muchos quebraderos de cabeza con su lectura. Veréis, algunos políticos y señores de la droga se acostumbraron a lavar los beneficios que acumularon del negocio de la coca patrocinando producciones musicales de Dancehall y, a su vez, con este movimiento casi magistral consiguieron que el Reggae perdiese el liderazgo musical en la isla.

En consecuencia, se eclipsó su mensaje y dio origen a otro tipo de fiesta menos consciente en las calles, ya que estas celebraciones comenzaron a ser financiadas por las bandas de narcos, lo que conllevó que progresivamente tanto las producciones como las letras fueran más en la línea de lo que la cocaína demandaba.

Grandes artistas de Reggae que cayeron bajo las garras de la cocaína

La cocaína hizo sus estragos entre los más grandes cantantes de Reggae de la historia, como sabéis en sus garras cayeron artistas de la talla de Dennis Brown, el príncipe del Reggae, o Gregory Isaacs. Asimismo, queremos aprovechar este artículo para recordar las palabras de Big Youth, quien recientemente declaró en una entrevista para I Never Knew TV que el rey del Reggae, Bob Marley, también consumió cocaína. Digamos que él ha sido la primera persona que se ha decidido a expresar en público uno de los rumores más extendidos en su momento en Jamaica, pero claro, la duda sigue estando presente.

«Cocaine In My Brain» de Dillinger

Ciertamente, es posible que incluso uno de los temas más conocidos que habla sobre la cocaína sea de un artista jamaicano. Efectivamente, hablamos de Dillinger y su «Cocaine In My Brain», esta canción fue publicada en 1976 dentro de su álbum CB200 y fue desarrollada sobre un riddim adaptado del tema «Do It Any Way You Wanna” de People’s Choice. Esta producción llegó a ser número uno en las listas holandesas. Aquí puedes ver un vídeo que se retransmitió en el verano de 1977 en un programa de música de la televisión holandesa, donde curiosamente se preparó esta «cuidada» coreografía de Penney de Jager y su compañía de baile para dicha ocasión.

Buju Banton y su encarcelamiento por la cocacína

Otro triste acontecimiento relacionado con este tema ocurrió hace un par de años con el caso Buju Banton, quien fue encarcelado en EE.UU. en 2011 al encontrarle culpable por compra y distribución cocaína. El artista fue detenido cuando supuestamente intentó vender la droga a un agente de incógnito en el estado de Florida en 2009. Como todos sus fans saben, la liberación está programada para diciembre de 2018, momento en el que será deportado a su Jamaica natal.

El enfrentamiento entre Ninjaman y Supercat en el Sting de 1991 con la cocaína de por medio

Por último, queremos recordar uno de los momentos estelares de la historia musical de nuestra querida isla. Vamos a situarnos en el Sting de 1991 donde en plena competición entre Ninjaman y Supercat ocurrió lo siguiente:

– «Este chaval va diciendo por ahí a la gente que Ninja consume coca y en aquel tiempo en el que si consumía quien me la suministraba era Supercat» dijo Ninjaman.

– «Me agrada saber que hables y actúes como yo» replicó Supercat.

– «No soy adicto a las drogas duras. Supercat, vamos a legalizar la ganja y así nos desharemos de los hombres de la coca.» acabó diciendo Ninjaman.

spannabis2020_2