Es una obviedad que la sociedad jamaicana es machista, pero el papel de la mujer en el mundo del Reggae / Dancehall ha sido mucho más importante de lo que se piensa.

A continuación hacemos un pequeño repaso por algunos de los hitos más importantes que han llevado a cabo en todo este tiempo.

Los primeros años

Antes del nacimiento de esta cultura, las mujeres jamaicanas ya habían desempeñado un papel muy importante en la formación de la identidad de la música de su isla. En la década de los 40, la difunta Louise Bennett-Coverley, también conocida como Miss Lou, luchó por el dialecto nativo de la isla, el patois, un elemento definitorio dentro de la música de Jamaica, cuando en aquella época colonial era considerado un lenguaje sin refinar.

Otro ejemplo lo podemos ver a finales de los 50, la bailarina Anita «Margarita» Mahfood, que fue brutalmente asesinada por su pareja Don Drummond (The Skatalites) en 1965, trabajó acompañada por grupos de percusión Nyahbinghi en sus shows, que se llevaron a cabo en Kingston cuando la cultura Rastafari era perseguida por las autoridades. Poco después, el rastafarismo se convertiría en un importante componente del Roots Reggae.

Y por último, en esta pequeña introducción, nos vamos a ir al año 1964, cuando una adolescente llamada Millie Small se convirtió en la primera artista jamaicana en tener un gran éxito en Estados Unidos, su irresistible «My Boy Lollipop» alcanzó el número 2 en el Billboard Hot 100.

Los Grammy también son machistas

Sin embargo, 54 años después del logro de Millie Small, se ha avanzado muy poco como podemos ver en los carteles de los grandes festivales europeos de cada verano, donde la presencia de las mujeres está en clara desventaja. Otro indicador de esta problemática son los premios Grammy, puesto que ya son 38 años desde que se estableció la categoría de Mejor Álbum de Reggae y solo ha habido tres nominaciones femeninas: Working Wonders de Judy Mowatt (1986), We Must Carry On de Rita Marley (1992) y Lyrically Potent de Sister Carol (1997)… pero ninguna se hizo con el codiciado premio.

Si damos un salto hasta nuestros días, hace bien poco Etana ha celebrado el ser la primera mujer en tener dos álbumes consecutivos en el número 1 del chart de Reggae de Billboard. De nombre real Shauna McKenzie Morris, la jamaicana lo logró por primera vez en 2014 con I Rise y ahora lo ha conseguido con su último trabajo llamado Reggae Forever. Este álbum vio la luz el pasado Día Internacional de la Mujer, algo que fue orquestado para poder denunciar que las artistas todavía siguen siendo infravaloradas respecto a sus compañeros de profesión.

El caso es que sólo hay otras dos artistas de la escena que han podido disfrutar de ese número 1 desde su creación y estas fueron Patra y Diana King en los 90, por lo que Etana se erige como la única mujer en alcanzar la cima en el siglo XXI. Esto significa que a pesar de su ‘patinazo’ con los comentarios pro-Trump de hace un año, la cantante ha seguido su camino con muy buen paso.

«Las mujeres no son vistas como artistas de Reggae, son artistas de Reggae femeninas y hay una gran diferencia en eso», dijo Etana.

Desde Sister Nancy hasta Spice

La historia sitúa a Sister Nancy como la primera mujer deejay. Sin duda, su esfuerzo allanó el camino para las siguientes generaciones de cantantes, desde las míticas Lady Ann o Lady G hasta todos esos nuevos nombres como Jah9, Hempress Sativa o la joven Koffee; sin olvidar a Ce’cile, Tanya Stephens y muchas otras. Nacida como Ophlin Russell, Sister Nancy comenzó su carrera a fines de los 70 impulsada por la popularidad de su hermano, el inigualable Brigadier Jerry. Y bueno, como es lógico, si se habla de Sister Nancy hay que brindar por su «Bam Bam», del que por cierto ya os hablamos el año pasado con motivo de su 35 aniversario.

Sister Nancy se hizo un nombre en el Dancehall, pero desde entonces han sido pocas las mujeres que han podido alcanzar el estrellato sin la necesidad de cultivar una imagen obscena, independientemente de sus habilidades vocales. Lady Saw fue una de las pioneras de esa tendencia lasciva a principios de la década de 1990 y desde entonces se erigió como la reina de Dancehall. En 2015, Lady Saw renunció a la obscenidad e instó a algunas de sus colegas a hacer lo mismo; ahora es cristiana y canta el evangelio usando su nombre de nacimiento, Marion Hall.

La actual reina del Dancehall es Spice, nacida como Grace Hamilton. Ella saltó a la fama tras su dúo con Vybz Kartel en 2009, titulado «Ramping Shop». A lo largo de estos años, las representaciones de Spice, su ropa provocativa y sus contundentes letras la han otorgado un gran número de fieles seguidores. Por ejemplo, recientemente, el vídeo del «So Mi Like It» superó los 77 millones de visitas.

«Algunas mujeres se venden demasiado baratas, algunas incluso caminan desnudas solo para vender sus canciones, pero sé que pueden hacerlo mejor. Deja de usar tu cuerpo, usa tu talento«, dijo Sister Nancy

Queen Ifrica

Queen Ifrica, nacida como Ventrice Morgan, hija de la leyenda del Ska Derrick Morgan, es una importante activista social. Por ejemplo, ha ayudado a negociar la paz entre pandillas rivales en algunas de las áreas más complicadas de Kingston, del mismo modo se la pudo ver hace bien poco trabajando por el cese de la violencia en St. James.

En sus letras está muy presente el empoderamiento de las mujeres, como por ejemplo puedes comprobar en «Lioness on the Rise». Aunque quizá uno de sus singles más audaces haya sido «Daddy», que aborda el tema tabú del incesto, una canción que fue expulsada de las radios jamaicanas. Sin embargo, «Daddy» encontró una audiencia que apreció su mensaje y, como resultado, se aprobó una nueva legislación que impone leyes más estrictas para proteger a los niños.

Queen Ifrica también forma parte de la organización del Rebel Salute, un festival de reggae de dos días que se celebra cada enero en St. Ann, Jamaica, fundado por su mentor Tony Rebel. No obstante, solo 7 de los 50 artistas programados para la edición de este año fueron mujeres. Cuando se la pidió que comentara sobre esa desigualdad, Queen Ifrica ofreció una respuesta con la que fue más allá:

«Muchas hermanas no pueden separar sus asuntos domésticos de sus carreras profesionales. O tienes un equipo de familiares y amigos para ayudarte a desempeñar el papel de madre o tienes que tomarte un tiempo libre para tu familia», dijo Queen Ifrica

far-2019-general