Hace unos meses os hablábamos de las labores de los productores contemporáneos en un artículo titulado «La importancia del talento musical en los productores».

Sin embargo, hoy vamos a retroceder en el tiempo para recordar como se hacían antes las grabaciones.

El sacar a relucir este asunto ha sido motivado por el nuevo proyecto de la jamaicana Diana Rutherford. Hablamos de su nuevo álbum Better Days, un trabajo muy interesante que contiene 13 pistas y dos dubs. Sin embargo, lo excepcional de este registro es el proceso de grabación, ya que se realizó como antiguamente. Es decir, 12 músicos en una misma sala, recogidos en una sola toma y sin Overdubs. Para documentar esta experiencia, ayer se publicó un archivo audiovisual sobre la grabación del álbum, que puedes ver en el vídeo que tenéis aquí arriba.

Por cierto, para evitar dudas, se conoce como Overdubs a la práctica de superponer pistas de audio en los procesos de grabación musical. Para que podáis identificarlo claramente, se trata de esos momentos cuando un músico ejecuta una nueva interpretación mientras escucha otras pistas ya grabadas. El objetivo que persigue esta técnica es que la mezcla final contenga una combinación del audio que ya existía junto a la nueva interpretación del artista.

Este sistema de grabación se implantó a principios de los años 60, con la expansión de los multipistas, aunque las primeros ejemplos se pudieron escuchar en los años 20. Entre otras ventajas, se podría destacar que de esta forma no tienen que estar todos los músicos en la misma sala. Por ese motivo, se estarían reduciendo el tamaño de los estudios y se superarían los problemas de microfonía que conllevaba el tener a todos los músicos en un mismo recinto.

La superposición de las pistas, o capas de audio, también se utiliza para hacer más sonora y afinada la voz de los cantantes. Además, de esta forma, con sólo una persona se pueden crear armonías vocales. Pero vaya, por ejemplo, del mismo modo un guitarra también puede grabar todas las líneas que desee.

Como es habitual, el Overdubbing también tiene sus detractores. Estos señalan que esta técnica ha perjudicado muy negativamente a la música, sobre todo, cuando ha sido utilizada para ampliar artificialmente las habilidades musicales de un artista o una banda.

Otro caso que ha sido muy criticado en el uso de esta táctica, es cuando se han agregado nuevas pistas a grabaciones que supuestamente habían sido interpretadas en vivo, con el objetivo de tapar los errores cometidos. Y claro, si vamos un poco más lejos, incluso se han registrado pistas por músicos de sesión en vez de por los músicos que aparecían en las portadas de los álbumes.

330x165-cg