Stephen Cooper, colaborador en numerosas revistas y periódicos en los Estados Unidos, nos ha cedido esta interesante entrevista con Don Carlos, otra de esas grandes leyendas de la música Reggae.

JahSoldiah ha sido el responsable de la traducción, con ello volvemos a cumplir con una de nuestras máximas prioridades: compartir una vez más la visión de los veteranos de esta cultura.

Con su característica voz y una más que exitosa carrera que abarca más de cuatro décadas, Don Carlos es una legendaria e incuestionable figura del Roots Reggae. Para muchos tiene una forma única de trasmitir consciencia en sus letras, pero no sólo eso, además acompaña sus mensajes con acciones que lo respaldan.

A continuación podrás conocer la opinión de este reconocido artista sobre la controversia de las temáticas del dancehall, el fracaso del gobierno de Jamaica para invertir adecuadamente en la música popular de la isla y otra serie de asuntos más personales.

Stephen Cooper: Hay una pequeña controversia con lo que yo llamaría «Dancehall no consciente», una música que promueve la discriminación, la violencia, la hiper sexualidad, la degradación de la mujer… ¿Crees que es sólo una controversia exagerada o se trata de un problema grave que perjudica al Reggae?

Don Carlos: Claro, eso es un problema, están intentando de desviar el verdadero mensaje de la música, y eso no está bien. Nosotros tenemos esta música para guiar a la gente. Para hablarles acerca de cosas positivas, no para corromper sus vibraciones con cosas negativas. Cada canción que ha salido de mi boca siempre ha pertenecido al lado positivo.

En cuanto a la canción «Peace and love«, la cual es preciosa y, por supuesto, el mensaje es claro. Pero de todos modos quería preguntarte, ¿hubo en particular alguna inspiración detrás?

En realidad, la canción fue escrita por mi hijo Geo (George Spencer). Cuando escuché la letra pensé que era muy positiva, así que decidí cantarla. El estilo de Geo es muy consciente y también tiene una buena voz.

Esta canción la grabaste bajo el sello Jus Time Records. Corrígeme si me equivoco, pero es un nuevo sello establecido en Portmore (Jamaica) y también tiene algo que ver con la familia, ¿verdad?

Si, el sello lo regenta mi sobrino Marlon Spencer, que además tiene allí mismo un estudio donde trabaja con varios artistas.

En 2010 te preguntaron si harías algo diferente, a lo que respondiste «Hazlo tu mismo» debido a que el avance de la tecnología ya nos permite tener un estudio propio en casa. Así que me preguntaba si ahora trabajando con tu sobrino es la consecuencia directa de aquel pensamiento.

Ya sabes como van las cosas, una vez entras en contacto con la música, esta te atrapa y quieres ir a por todas. Así que estoy en el estudio trabajando día y noche.

Una vez dijiste que los «productores son reductores» ya que no consiguen dar el justo valor a los artistas.

Sí, eso es cierto. (Risas)

Pero también has dicho que es importante tener un buen ingeniero de sonido. En los inicios de tu carrera estuvo presente Errol Brown, entre otras cosas el productor del «Legend» de Bob Marley y ganador de un Grammy. Él produjo tu primer disco en solitario «Suffering» en 1981. ¿Cómo fue aquel trabajo con Errol Brown?

Errol Brown siempre se tomaba su tiempo para asegurarse de que todo estuviera bien. Cuando estabas cantando él te detenía para decirte como tenías que hacerlo. Él era tan útil en el estudio que te asegurabas de que lo estaba haciendo, y lo estaba haciendo perfecto.

Me gustaría preguntarte sobre un artículo publicado este febrero en el Jamaica Observer titulado: ¿a dónde va el futuro del Reggae?, en el que se afirma que el gobierno de Jamaica no ha invertido ni promovido la música Reggae. Parece ser que no se han dado cuenta de que la música Reggae puede atraer riqueza a su país. ¿Qué piensas de esto?

A ver, hasta donde yo sé, el gobierno nunca ha apoyado realmente el Reggae. En las radios no suena reggae, rocksteady o ska, Ellos reproducen éxitos del extranjero, principalmente música norteamericana.

Hay una teoría que me han contado algunos amigos jamaicanos. Según ellos, todo se debe al rechazo que sufre la comunidad rasta en Jamaica, ya que es un país en su mayoría cristiano. Y así, mientras que la música de Bob Marley es aceptada, o al menos tiene un pase, ven a los rastas como paganos que usan la hierba y rezan a Jah en vez de a Jesucristo. ¿Hay alguna verdad en esto? ¿Esto es lo que ha hecho que al Reggae se le de la espalda en Jamaica?

Bueno, en realidad creo que que luchan contra los rastas debido a Marcus Garvey, ya sabes, los políticos piensan que vino a desestabilizar el sistema y tomar el relevo.

Los artistas rastafaris que hacen Roots están cantando acerca de los problemas con el gobierno. Entonces, el gobierno no quiere eso.

Es cierto. Se ve que el gobierno quiere controlar a las masas y rasta es más como un rebelde al sistema. Debido a que el rasta trata de hacer las cosas más naturales.

Pienso que si cualquier persona escuchara tu música le haría ser mejor persona. Da igual si lo llamas Dios o el nombre que sea según su religión. Incluso los rastas están cantando sobre pasajes de la Biblia. Por lo que me molesta escuchar que en Jamaica todavía hay falta de voluntad para invertir y promover la música Reggae por el temor hacia el rasta. Miedo a la rebelión.

Lo vemos todos los días, el gobierno no puede controlar al rasta, como bien dijo el hermano Bob Marley «Rasta don’t work for no CIA». El rasta no se mezcla en ciertas cosas. Si nos dejaran expandir el mensaje del rasta entonces todo el mundo sería rasta y esto es algo que no les conviene porque entonces no podrían controlar a la gente, ya se sabe: «divide y vencerás«.

Estamos viendo muy buenos detalles en la generación más joven de Jamaica. ¿Crees que hay razones para esperar un cambio?

En estos momentos se está cambiando. Los jóvenes están creciendo rodeados de violencia y eso no les gusta. Cuando creces en Jamaica hay que tratar de salir de eso, así que poco a poco las cosas acabarán cambiando.

Si te digo…«The Cool ruler».

Gregory Isaacs fue mi maestro. Me enseñó gran parte de lo que sé sobre el negocio de la música. Yo vivía en Waterhouse y solía ir a visitarle a menudo. Él cocinaba y comíamos juntos. Era como mi hermano mayor, sólo que cuando se metió en las drogas hizo como si no me conociese. No se, supongo que se sentiría avergonzado. Una mañana fui a verle a su almacén en Kingston y Gregory estaba hablando con un DJ , así que esperé a que terminase dando una vuelta para luego hablar con él. Mientras yo estaba esperando, él se acercó a mi con un spliff en la mano y me dijo: » te daría para que probaras esto, pero esto no es para ti, ¿entiendes?«. Realmente no comprendía lo que me quería decir. Yo tenía unos 20 años, uno no entendía sobre drogas.

Sé que hay muchas historias entre tu y Duckie Simpson (Black Uhuru), incluso se podría decir que se ha convertido en una enemistad a lo largo de los años. Pero ya que me encanta tu música y también me gusta la música de Black Uhuru, ¿hay alguna posibilidad de que podáis hacer las paces? o ¿ya ha llegado todo demasiado lejos?

Por mi parte no tengo ninguna queja. Quiero que mi corazón sea ligero como una pluma. No digo que no podamos conseguir de nuevo algo juntos, ya sabes. Podemos. Pero si va a ocurrir que sea beneficioso para los dos.

Cuando entrevisté a Duckie en septiembre, se mostró muy molesto con King Jammy por el último remake que realizó del álbum “Love Crisis”, también conocido como “Black Sounds of Freedom”, que tanto tu como Duckie grabasteis por primera vez en 1977. Duckie dijo que le ofreció una suma ofensiva de dinero y se quejó de que igual que otros músicos de Jamaica había sido estafado durante toda su carrera con los royalties. Tu también has expresado quejas similares en relación a esta práctica. ¿Estás todavía luchando por conseguir el dinero que se te debe?

Estoy pasando de ello porque, ¿sabes qué? La mayor parte de los productores que nos estafaron no tienen dinero ahora. Todo el dinero que reciben no lo tienen ellos.

¿Esos tipos son una especie en extinción?

Ahora tengo una mejor vida que un montón de ellos. Jah ha cuidado de mí. Estoy feliz. Mira, a veces no les culpo porque si aquellos productores tacaños de la vieja escuela no hubieran sacado esas canciones yo ahora no sería conocido. Así que todavía estoy cosechando los beneficios de lo que hicieron.

Sé que debió ser muy difícil crecer en Waterhouse (uno de los varios guetos de Kingston). ¿Crees que tus padres imaginaron alguna vez la prolífica carrera que has tenido?

Rotundamente no (risas), nunca imaginaron que iba a ser así. Mi padre me solía decir «¿Que te gustaría hacer?, ¿cantar canciones de rock?» Él nunca quiso que fuera cantante, decía que era poco provechoso, pensaba que iba ir cantando de bar en bar. Aunque antes de que falleciera, creo que se dio cuenta de lo que había logrado.

roots-yard-web-banner-random
banner_spannabisbcn2023_330x165