Si miramos a nuestro alrededor es muy fácil ver como la depresión está haciéndose cada vez más patente y, tristemente, es algo que está ocurriendo en todo el mundo.

No obstante, Un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud encontró un aumento del 20% en casos de depresión en tan sólo una década.

La cura contra el estrés

La música es uno de los grandes caballos de Troya contra la depresión. Cuando cantamos, tarareamos o simplemente escuchamos música, estamos equilibrando nuestro estado de ánimo. A veces nos desahogamos y otras somos felicidad en estado puro. Es decir, en el momento que le damos al play comienzan a liberarse las emociones para resolver un trauma o armonizar el alma. Con ello, conseguimos aliviar la carga de la tensión y, por tanto, una mejora de la salud.

Está ampliamente demostrado que la música regula todos los procesos relacionados con el estrés. Cuando escuchamos música relajante, el nivel de hormonas del estrés baja en la sangre de forma muy importante y, en algunos casos, elimina o reduce la necesidad de medicamentos en los enfermos. Este punto es básico conociendo los ‘tejemanejes’ de las farmacéuticas. Vaya, que se puede confirmar sin ningún miedo que la música es una medicina natural… “Quien canta sus males espanta”.

Todo es Vibración

Esto viene sucediendo en las personas desde la prehistoria, lo llevamos en los genes desde aquellos primeros momentos que a base de golpes emitíamos sonidos. Digamos que es algo similar a cuando vemos el fuego o la luna, ya sabéis, está grabado en nuestro ADN y por eso sigue impresionándonos casi como la primera vez. Por lo tanto, el sentirnos libres a la hora de disfrutar de estos sonidos es una parte integrante de nuestro funcionamiento espiritual, ya que funciona como un mecanismo compensatorio en nuestro interior.

El caso es que el aumento de la depresión puede ser el resultado de vivir alejados de la vida natural que durante tantas generaciones hemos podido disfrutar. Por cierto, ¿hasta dónde llegará la influencia de escuchar la música a través de sistemas electroacústicos en vez de sentir la vibración más pura de una actuación sin cables? Para responderos esta pregunta vosotr@s mismos, os aconsejo leer un poco más sobre los armónicos y la cimática.

El Reggae es R-evolución

Por otro lado, puesto que hablamos de depresión, no hay que olvidar la enfermedad psíquica que nos está causando el incesante bombardeo de noticias desde los medios de comunicación, un arma valiosísima para el control mental. Todos esos juicios negativos son la fuente del sufrimiento humano. Ciertamente, en los últimos años, es muy duro ver como en las redes sociales los usuarios repiten una y otra vez las ideas expuestas desde los ‘mass media’. Y bueno, algunas de las consecuencias es que cada vez nos veamos con más fatiga y malestar, lo que guarda una estrecha relación con la dejadez en la búsqueda del yo interior y el incremento de todas esas absurdas tendencias que consisten en hacer marketing con nuestra propia imagen. Dos temáticas básicas en la historia de la música popular jamaicana.

Entonces, la función de las letras del Reggae, teniendo en cuenta la influencia de la música en nuestro ser, serían muy beneficiosas para recordarnos las dificultades a las que nos enfrentamos en el día a día, para poder conocerlas un poco mejor. De esta forma, sólo nos bastaría con centrar nuestra visión en todas esas otras posibilidades más positivas que estamos olvidando, o bueno, mejor dicho, que nos están haciendo olvidar.

Conclusiones

En definitiva, el Reggae es una herramienta que nos ayuda a no caer en las trampas del sistema y, a su vez, es la mejor medicina contra las dolencias que nos provocan las técnicas que emplean los líderes de este planeta, ya que es una música que nos acerca a la verdadera naturaleza del ser humano. Por cierto, os recomiendo echar un ojo al artículo sobre «El Reggae, mensajes sobre la naturaleza y el ser humano».

Asimismo, como también hemos tratado en otras publicaciones de DotheReggae, todos los músicos, cantantes o productores deberían conocer el papel tan importante del lenguaje poético en las letras. Del mismo modo que la responsabilidad que adquieren al entregarse a este oficio para poder ofrecernos una rica musicalidad en sus composiciones y realizar un uso correcto de las frecuencias. Sin duda, todo esto es esencial para poder excitar debidamente a nuestros oídos, ya que es lo que más tarde llegará al cerebro y posteriormente a nuestro corazón.

rototom-2022