En los últimos días, Barrington Ainsworth Levy ha sido uno de los protagonistas de la actualidad tras haber realizado una serie de declaraciones en la prensa jamaicana.

Por ejemplo, el reconocido cantante habló de la histórica relación de amor / odio entre los artistas y las radios de nuestra isla preferida.

La prohibición en las radios jamaicanas

Históricamente, las emisoras de radio jamaicanas han censurado muchísimas de las canciones que grabaron sus compatriotas al ser consideradas políticamente incorrectas, sexualmente sugestivas o violentas. En realidad, las primeras producciones que sufrieron esta prohibición fueron las de Mento en la década de los 50. En su mayor parte, estas pistas contenían letras muy sexuales, muchas de las cuales eran muy ambiguas, como por ejemplo la mítica “Night Food” de Everard Williams.

La persecución siguió durante la era del Ska. Recordemos el caso del “Carry Go Bring Come” de Justin Hines & The Dominos, una exitoso número 1 de 1964, que fue retirada de las ondas al poco tiempo de su lanzamiento por considerarse antiestablishment. Una década después, cuando el Reggae se encontraba en una lucha encarnizada en contra del sistema, hubo un extenso listado de canciones que sufrieron la misma suerte, como el “Fire Burning” de Bob Andy o el “No Joshua No” de Max Romeo

En las siguientes décadas, tristemente, siguió ocurriendo más de lo mismo. Cierto es que hubo un claro repunte en 2009, cuando se prohibieron todas las melodías que promovían el sexo o glorificaban la violencia. Según las autoridades, esta maniobra estaba intentando poner fin a lo que describían como ‘daggering’. Poco después, también llegaron las polémicas restricciones para la música de Vybz Kartel. Y más recientemente, hasta el Gospel también se ha visto afectado al prohibirse la versión Dancehall de “Bawl Out” que realizó Chozenn.

¿Qué hizo Barrington Levy ante esta censura?

El veterano cantante Barrington Levy, lógicamente, cree que la música Reggae no ha recibido un trato justo en las emisoras de radio. Pero ojo, no sólo en Jamaica, también en el resto del planeta. El caso es que el artista tuvo su particular visión de este asunto y creó su propia estación de radio, Roses FM, una iniciativa cuyo principal objetivo es la difusión de la cultura en las comunidades rurales del interior de Jamaica. La creación de Roses FM significa el proporcionar un medio para la reeducación y la protección de la cultura tradicional y la historia del pueblo jamaicano. Además, también se creó para promover y proteger a las comunidades Maroons, Kumina, Rastafari o a los Evangelistas.

A través de sus viajes, Barrington Levy reconoció las injusticias que algunos géneros musicales han recibido de otras culturas. Por esa razón, concibió a Roses FM como una forma para poder luchar contra el desequilibrio cultural que están creando las restricciones y prohibiciones en diferentes partes del mundo. Igualmente, su proyecto está alineado con el desarrollo de los jóvenes ofreciéndoles un medio de capacitación y de expresión. Asimismo, también ayuda a las personas más mayores y vulnerables de las zonas rurales de Jamaica proporcionándoles un lugar donde se puedan escuchar sus opiniones.

El dinero y las exageraciones de los artistas

Son muchas las pataletas que hemos visto por parte de ciertos artistas por no aparecer en los medios de comunicación como desean, con más o menos razón. No obstante, algunas de estas quejas forman parte de un mecanismo de promoción para poder obtener una actividad más mediática. Esto nos hace recordar otro de los temas más polémicos, el dinero que ganan los artistas, algo sobre lo que también ha hablado recientemente Barrington Levy.

El veterano artista no está impresionado con lo que él llama la vulgar disputa del dinero, una cuestión que se ha convertido en una parte fundamental de la industria del entretenimiento, tanto en Jamaica como a nuestro alrededor. De hecho, Levy afirmó que sus compañeros necesitan reevaluar su discurso cuando hablan de su fama y dinero. Según el cantante, la gran mayoría sólo están sobreviviendo pagando sus facturas, por lo que ve absurdo cualquier tipo de alarde. Sin embargo, Levy lamentó que muchos jóvenes están cayendo en esa trampa y sucumban ante la exageración de los artistas que dicen ser ricos. Esto provoca que opten por el camino del dinero fácil, en lugar de hacer algo mejor por su vida y la de su comunidad

Por cierto, Barrington Levy ingresó en el Libro Guinness de los Récords Mundiales como el primer artista de Reggae en colocar simultáneamente dos de sus temas en la posición número uno y dos en una tabla de música internacional. A pesar de su éxito, desde hace un tiempo, el jamaicano se encuentra aislado en las colinas de Clarendon, donde está viviendo una vida simple.

“Es un hecho que el dinero no ama el ruido”, dijo Barrington Levy.