Hoy nos hemos puesto a examinar lo ocurrido en este 2016 para poder comenzar a vislumbrar lo que nos espera en el nuevo año 2017.

No es la primera vez que tratamos el auge de las ventas de los vinilos, del mismo modo que ya hemos hablado sobre que son una pieza clave para impulsar las cifras de la música Reggae en un futuro próximo, como puedes repasar en este link.

Una vez finalizado el año, se podría afirmar que la única tendencia estable del mercado es ese crecimiento del vinilo. En menos de una década, el vinilo ha pasado de ser el nicho de la preocupación de los «musicofilos» para convertirse en una nueva historia de éxitos. Como mucha gente sabe, las ventas de los discos de vinilo alcanzaron su punto más bajo en 2007, pero desde entonces ha seguido por el mejor camino posible para ascender a la cima de los formatos físicos de almacenamiento de música.

Por ejemplo, si nos centramos en el mercado de UK, durante el mes pasado, las cifras que arrojaron las ventas de música en vinilo destronaron a las descargas digitales por primera vez en la historia. Es decir, no hay ninguna duda de que existe una clara predisposición a ese resurgimiento del vinilo. Por ello, grandes cadenas comerciales como Tesco se han aprovisionado con un fuerte stock de discos. Esto es una gran noticia, ya que todo esto implica el facilitar la compra a una nueva generación de personas. Por eso mismo, ahora hay un montón de adolescentes y menores de 25 años que quieren comprar los trabajos de sus artistas preferidos en vinilo. Una buena forma de demostrar el amor a sus ídolos y así poder aferrarse a esta simbólica propiedad.

El caso es que estas maravillosas cifras están cuidadosamente maquilladas. Veréis, todo esto se ha conseguido debido a que los vinilos tienen un precio algo más caro, llegando incluso a duplicar su valor, que la compra de un álbum en formato digital. Entonces, se puede decir que las descargas digitales sufren una tremenda desventaja cuando se está midiendo de esta manera, puesto que realmente están vendiendo más del doble de unidades que el viejo vinilo.

También es importante citar un detalle ante todas estas palabras. Es muy posible que el resurgimiento del vinilo este ligado a que está asumiendo el papel que el Compact Disc solía tener, en cuanto a que el comprador desea tener algo tangible y real de sus artistas. Este formato, que apareció comercialmente en 1982, fue el máximo responsable de que en 1998 los sellos discográficos llegasen a su cenit absoluto. Por entonces, todo el mundo pensó que el disco compacto era el caballo de batalla de la industria de la música, es más, a veces fue la única ventaja que mantuvo a la industria de la música a flote, superando por ejemplo el gran bache que supuso la llegada de Napster.

Y entonces, ¿ahora que ocurre con los CDs? Se podría decir que se ha convertido en el formato más humilde, del quien nadie habla. En realidad ha sufrido una caída del 11%, pero, por ejemplo, el año pasado vendió 47 millones de unidades frente a los 3,2 de los vinilos, a pesar de que prácticamente tiene atención alguna en los medios. Estas cifras nos señalan que eso es un montón de música de la que nadie habla. Vaya, que el CD es el viejo amigo que siempre ha estado ahí pero que nunca nos decidimos a llamar. Por cierto, ¿recordáis las joyas ocultas de aquellos CDs que escondían en su contenido otras pistas musicales?.

Por otro lado, el crecimiento del streaming refleja otra de las tendencias en tecnología, que consiste en la reiterada disminución en las ventas de los reproductores de música independientes. Las cifras de iPod y similares se han reducido muy notablemente en los últimos años. Vamos, se ve que hay mucha gente que ya se ha respondido a esta pregunta de ¿por qué comprar un reproductor donde tengo que descargar la música cuando se puede transmitir directamente desde el teléfono móvil?.

Sigamos por este lado para entender la situación actual de la música. El streaming ha sido el claro impulsor de lo que está sucediendo en estos últimos años, puesto que es quien ha animado a seguir descubriendo nueva música, algo que se transformará posteriormente en compras. Si recordáis la anterior etapa musical había una importante limitación, ya que se solía descubrir la música casi exclusivamente por la radio, pero ahora la gente es libre de escuchar todo tipo de música. Es más, se está escuchando mucho más música nueva que antes y esto es debido al streaming… y si les gusta, entonces buscarán comprarlo en su formato físico preferido.

Por último, este pasado diciembre, uno de los mayores sellos discográficos del planeta, Warner Music, informó que habían obtenido las mayores ganancias de los últimos ocho años. Por lo que se podría ya comenzar a celebrar que se ha dado ese esperado cambio cultural donde la gente vuelve a estar dispuesta a pagar por la música, es decir, se avecinan nuevos beneficios para el ecosistema musical.

«La pasión por la música es en sí misma una confesión». Emil Cioran.